agosto 13, 2010

Desde el Aire - Bitácora del “Azafato” – 1845 horas

Hoy asumo esta camiseta que tantas veces me describe tan bien.

Entre orgulloso y desconsolado, muchas veces trato de revertir el pensamiento de que nadie vuela más que yo, reflexionando en que a algunos, les pagan para eso.

Hay matices de mis viajes que agravan comparativamente mi situación, pero lo cierto es que seguro no gozo del record cuantitativo.

Eso, sumado a la esperanza de que hay gente mas enferma que yo por ahí, me devuelve la paz y me permite entrar a un nuevo aeropuerto y subirme nuevamente a un avión.

Hace un tiempo leía a una periodista de vista corta, que publicaba en una de las tantas "revistas de vuelo" que atoran mi literatura ligera, a un personaje de negocios que cumplía el record de visitar 3 o 4 países cada mes.

Por esos días, yo leía mas de una docena de revistas (una por país - la mayoría repetidas) a la semana y pensaba que al menos merecía una mención entre “los ejercicios de abordo” y los “modelos de aeronave de la aerolínea” (para quienes no lo tienen claro, el espacio que nadie mira en estas revistas).

También hace un tiempo, de estos tiempos que con los años se nos hacen difíciles de medir y que cuando medimos nos convencemos de no volver a intentarlo; leía sobre como han cambiado las profesiones y como afecta esto, entre infinitas cosas, al crecimiento de los hijos.
Como padre que soy hasta el tuétano (dijera Thoreau) me sorprendía lo cierto del articulo, mientras me reía de mi mismo y trataba de ajustar un castigo tangible para lo que había y seguiría provocando en mis hijos.

Es que hoy día los papás "fáciles" en el mejor de los sentidos de la palabra, estan escasos.

Empujados por la moda, arrebatados por el consumismo, abrigados en la globalización y aplaudidos por el falso amor propio, los papás y los que se preparan para serlo (consciente o inconscientemente) buscan trabajos que lo sean o no, suenen "difíciles" (con todas las malas connotaciones de la palabra).

Hoy es fácil reunirse con un "Consultor Senior Experto en Tecnologías Emergentes Aplicadas a la Medición del ROI en Manufactura de Procesos", que junto a un "MBA & PMO Six Sigma" interrogan interesados a un "Change Management Expert" . (y juro que no me esmere en encontrarlos mas extensos, fashion y complejos, que los hay)

Cuan feliz es el hijo de un mecánico que ve orgulloso en la sonrisa de quien estrecha la mano engrasada de su padre, el agradecimiento por el problema resuelto, y juega tranquilo mientras sus ojos sigan viendo los autos desarmados en el taller del fondo.

Que fácil es para el hijo de un carpintero, saber si tendrá o no su pelota y su fiesta de cumpleaños, con solo mirar de reojo la pila de tablones que se amontonan contra la pared del taller.

Indicadores auténticos e instantáneos que se asumen de pequeño y nos dejan saber si papá tendrá o no tiempo y lo mas importante, si mas allá de ello, jugara o no feliz un rato con nosotros.

Cosas simples que nos dejan saber desde mucho antes, si faltara el pan y la leche, los lápices de colores o si queremos ponernos mas “techno” y actualizados, el juego de wii o psp.

Certezas que los hijos, tienen mucho, pero mucho antes de que puedan adivinar, si el un "Consultor Senior Experto en Tecnologías Emergentes Aplicadas a la Medicion del ROI en Manufactura de Procesos", esta sin trabajo hace tres meses!!

Somos una tremenda maquina de generar inseguridades, con las que indefectiblemente aprenden a crecer y sobre la que además, increíblemente construyen.

Pensar que yo no aplico ni siquiera a los 3 "cargos" que improvise, y que mis hijos ya grandes, pueden pensar desde que soy "superman" hasta "un traficante internacional" (de cualquier cosa buena o mala, como pensaba mi ex suegra - una dulce - allá a comienzos de siglo, cuando yo casi no comía soportando México para poder estar una semana al mes - infaltable - con mis hijos)

Misión imposible la de lograr en todos estos años, explicarle a Anthony, Nicole y Michel que diablos hago.

Claro que no tienen ninguna duda, de que vuelo más que un "azafato" y que los amo más que a nada en el mundo.

5 comentarios:

  1. es asi de complejo, pero ellos lo reducen simplimente mi papá trabaja por el mundo con la computadora todo el tiempo , ajaja.
    claro que saben que a pesar de viajar tanto estas siempre ahi y te aman muchísimo.

    ResponderEliminar
  2. Sin mentiras ni exageraciones, todo lo que nos has compartido es sincillamente encantador...pero este texto dedicado a tus hijos y a tu sospechosa ocupación me parece digno de una mención especial.

    Porque aunque fuera de a poco, muchos quisiéramos estar en tu lugar cuando tu tienes la certeza de que sin importar a donde viajes, sin importar a donde tu profesión te arrastre, sin valer la pena mencionar el sitio que te tenga presente tu ausencia, siempre tienes tres corazones - que te quieren por quien eres para ellos - a donde regresar.

    ResponderEliminar
  3. Es lo que aprendes despues de que crees que lo sabes todo, lo que cuenta.
    Mis hijos son mis tesoros y te entiendo a mil.
    Como dicen por ahí, no es la cantidad, sino, la calidad.
    Yo.

    ResponderEliminar
  4. Nadie y menos los niños necesitan la imagen, todos preferimos la escencia.
    Erica

    ResponderEliminar
  5. Haré esta simple pregunta "a que se dedica tu papá" y agregaré con gusto que responde textualmente. Anticipadamente podría asegurar que sabe con 10 años que hace su papá sin ninguna duda, ya que los prejuicios son solo de los "grandes". Pero por sobre todas las cosas, puedo asegurar que sabe exactamente "quien" es su papá que es lo que importa. El amor de tus hijos es el más puro e incondicional que vas a recibir en la vida.Go on.

    ResponderEliminar