diciembre 30, 2011

Tunquen - ¿Qué será?


¿Será que la gaviota puede apreciar la belleza?

¿Será que la encanta como a mi, el devenir de la olas sobre la costa?.
¿Que se sonríe cuando las gotas que el viento se lleva de la cresta al romper contra la roca,  le moja la cara?.

¿Será que persigue una tras otra y experta,  sabe cuando llegará la serie de tres que regalen sus mejores galas en la lucha amistoza,interminable y digna contra la roca que espera?

Roca que espera ser golpeada y bendecida, que espera sostener un embate más los cochayullos  que se adieren a su envez tratando de acompañar el ritmo feroz del mar.

Del mar,  que es más que la enorme roca que apenas logra flotar. Que es más que el cochayullo, antiguo mestizo árboreo y animal. Que es más que la gaviota que sobrevuela y mucho...mucho mas que yo que solo observo.

Del mar que es parte de mi, de la gaviota,  el cochayullo y la misma roca que sin él,  pierde total sentido de ser y estar.

Porque así somos, parte de un todo que al aceptar, nos hace enormes, infinitos.

Infinitos mas allá de esta sensación de que yo solo estoy aquí porque lo disfruto a pleno y la gaviota solo ve dentro del verde de la ola que se levanta, la comida que le permita sobrevivir un rato más.

¿Qué serás tú de aquel lado?
¿Serás una admirada pero triste gaviota?
¿Serás el que se tumba alerta a disfrutar de lo que late a su alrededor?
¿O serás el mar, la roca, la gaviota y yo, consciente de que eres parte indivisible del todo?

diciembre 29, 2011

Desde el Aire - Mi perdiz nival.

Partí, y dejaste que me fuera, me alejaste y me fuí.

Es esta propiedad conmutativa de nuestra relación, donde el orden de los factores no altera el producto. Donde nadie es culpable o  responsable, donde nadie pierde ni gana, donde simplemente fluímos, casi inconscientemente en el mismo sentido.

Cuando me busques seguro estaré volviendo y llegare el día que me esperes.

Como siempre.
Porque  somos la muestra mas pura de lo cíclico de esta vida, que no pasa por ti o por mi, que no pasa por tus ganas o las mías, que no pasan por altibajos de un amor intocable, sano y superior.
Son simplemente los ciclos en que más nos necesitamos.
Esos en que ningun otra alma puede rozar alli donde se requiere, de la forma que se requiere.

Por eso estos días especiales, en que nos ha faltado el abrazo largo y las charlas brillantes.
Estos días en que no ha hubo espacio para mates de aire marino ni arabescos de arena.
Estos días.
Sonrío al ritmo de un reloj muy nuestro, dejando que el sentirte tan cerca me lleve a mis recuerdos de tí y mi ser se encuentre con el tuyo en la distancia.

Porque no supe aquella mañana en Punta Ballena que me estaba yendo, ni note que me corrías, pero revivido de lejos se hace tan obvio, que no puedo menos que sentirme enormemente feliz porque estas plena allá en tu mundo, tal como yo lo estoy en el mío.

Hasta pronto, hasta siempre, mensajera del alma nueva, portadora del yin de mi espacio y mi tiempo.

diciembre 24, 2011

Desde el Aire - Solo lo mejor ahora.

PRóLOGO: A mi que siempre me ha gustado aprender, me guia la curiosidad calma del paciente, la observación constante y desapercibida,  y la extrapolación constante de los instantes, de los gestos, de las expresiones mínimas, hacia lo inmenso, los general, el todo.

Mi reproductor multimedia personal tiene 24 canciones.

Mi gusto por la música, tan común a todos, me ha llevado a recoger con los años, miles de temas en el computador. Otros mas afortunados, por la ausencia en aquellos años de la música digital, aún miman sus discos de pasta o sus casettes, antecesores inmediatos de los que en pocos años seran anticuarios de cds y dvds.

La mayoría de los dispositivos multimedia de hoy día compiten - entre otras cosas - por su capacidad. Para qué puedas tener a mano varios miles y si eres dedicado porque no millones de rolas.
Yo tengo 24, de 14 artistas, de 8 paises en 3 idiomas

¿Que te pasa cuando escuchas tu reproductor, tus cds o tus discos de pasta?
Yo creo que cada vez más, os gusta una canción entre muchas y creo también que pasa tan desapercibida entre tanto material, que muchas veces se la pierden.
O peor, en los momentos en los que realmente solo quieren escuchar ese tema, dependiendo de su pericia, sufren el trabajo constante y repetitivo de ubicarla.

¿Cuantas de las canciones que tienes realmente escuchas?
¿Cuantas veces piensas?: debo sacar ese tema, ese disco, ese artista de alli!

Yo tengo 24 canciones.
Amo las 24 hoy, talvez manana tenga más o tenga menos, disfruto de la excelente posibilidad de elegirlas.
Exploto la posibilidad de elegir y de saber...mas bien de haber aprendido a sentir, qué debo elegir.

Se que tú pensaras que debe ser aburrido escuchar 24 temas. Que ya debo poder adivinar que tema viene. Qué de tanto escuchar siempre lo mismo ya no debe tener gracia y en definitiva, que termino también sin escuchar.
Pero todo dispositivo tiene una función de reproducción aleatoria, como la vida misma, donde tu no puedes dirigirlo todo y donde ojala aprendas a no repetir y a dejarte sorprender por cada nueva canción.
En especial, si esa canción que viene es una de las que amas, una más de lo mejor en ese instante para ti.

Hay cosas que no se pueden explicar o transferir, cosa simples como que se siente ser padre o como libera el meditar, pero creeme que aún cuando son solo 24, sonrió cada vez que empieza cada una.
Claro que aún me traiciona lo que era, claro que a veces siento un poquitin de pesar cuando un tema termina, a veces hasta tengo ganas de repetirlo, pero nada es mas intenso que el placer constante de comienzo.

Me ha costado, si lo sabré, bajar el lastre, borrar las canciones que me gustan a veces, o "más o menos" y hasta dejar de guardar aquellas que nunca me gustaron e igual tenía por las dudas.
Ya no espero por un tema que no me gusta, ya no me decepciono porque esa no era la cancion para ese momento, ya no revuelvo entre miles para llegar lleno de ansiedad a la que quiero.

Se siente tan bien hoy, se vive tan bien!, tener solo lo mejor en mi reproductor, reproduciendose aleatoriamente, como la vida misma.


EPíLOGO: Si crees que escribi boludeces sobre música, también puede ser. No son los ojos lo que definen tu realidad.

diciembre 19, 2011

Punta del Este - Diálogos de padre e hijo

- ¿Para qué sirve la pera papá?

Ya tiene 12, tamaño de 16 y sigue durmiendo en la cama de arriba, si yo me quedo en su cuarto y desde el colchón del suelo, vigilo su respiración cambiante, su sueño poblado, su dormir inmutable desde la noche al amanecer.
Pensar que durante el primer año y medio de su vida no durmió.
Se despertaba cada 20 minutos, como bebé, pero ya no era bebé y las noches se hacían un paseo repetido e interminable entre su dormitorio y el mío.
Yo era quien me levantaba, lo llevaba y lo traía, a la teta de su madre, al paseo conversado, al cuentito o el repetido murmullo hecho canción de cuna al ritmo de la mano tibia que desde la cola mece a todo el cuerpo.
Los pediatras no entendían, las gotitas de homeopatía no acertaban a capturar su sueño.
Todo lo que había aprendido con sus dos hermanos y lo que los libros modernos en la línea de "Be father for dummies" nos enseñaba, carecía de poder para alargar su sueño, para opacar su sonrisa cada vez que despertaba, para frenar su búsqueda y su lucha por mantenerse atento.
Y toco psicólogo, "no debe estar solo en su cabecita!,  pensábamos, ¿como puede no dormir, ni de día ni de noche?!"
Así que una vez más Darwin nos recibió, escucho mi historia, escucho la de la madre y miró como el infante jugaba con su año y medio, chistando en lugar de hablar, riendo en lugar de dormir.
La tarde del descubrimiento nos cito, y como había sucedido con los desalentados pediatras y los despistados homeópatas,  llegamos en búsqueda de un milagro u otra gran decepción.
Con su calma mezclada de surfista y hare krishna, nos conto lo mismo que nosotros le habíamos contado y termino en:
- es simple (cuando no!!!) él se despierta porque quiere estar contigo. No te ve durante el día por tu trabajo y como  tú en lugar de retarlo o castigarlo por despertarte,  lo acunas, le hablas y lo paseas, el simplemente gusta de estar contigo.
Un dejo de incredulidad y rabia se dibujo en la cara de Tania, que traía 18 meses de sueño interrumpido.
- Solo debes pedirle que duerma.
- ¿Perdón? , le dije,  tratando de recordar las 5 a 10 veces a la noche que esperaba que Michel cerrara sus ojos.
- Si, el necesita una orden de tu parte, necesita que le marques cuando es hora de dormir. Generen una rutina habitual (si lo habremos hecho de veces!!) y llegado el momento, TU, debes decirle que debe dormir.
Opacamos la carcajada porque estábamos pagando por aquello y porque Darwin nos caía muy bien, y como quien trata de encontrarle razón a esta parte del rostro que llamamos Pera o Mentón, nos fuimos a la casa.
Cenamos, lo  bañamos, le pusimos su pijama y en la soledad habitual previo beso de su mami, lo lleve a su cuarto, lo acosté, pase mi mano por su frente deslizando los dedos entre sus ojos soñolientos y le dije:
- Descansa.
Acepto que esa noche despertó dos veces, aunque nosotros no dormimos ni un minuto esperando ver si la receta funcionaba. Pero de allí en más, mi palabra marcaba el final del día y a veces, ahora que esta grandotote, aún disfruto ver como se arruga cuando mi mano baja desde su pelo y mi deseo de recuperación escapa de mis labios.
Sigue siendo mi niño, como todos los hijos generalmente lo son para sus padres y todavía le duran las gotas de inocencia, la sana respuesta tonta que pelea con el gen adolescente por romper limites y ganar un espacio más.
- ¿Para qué sirve la pera papá?
Me preguntó y yo creí que me tomaba el pelo.
A los dos y los tres años el descubrimiento es diario, la pregunta constante, el "¿y por qué?" casi la única expresión presente, pero ya de boludo grandote, lo mire y no pude evitar reírme.
- ¿porqué debería servir para algo?, respuesta con pregunta que ni yo acepté.
Es el recubrimiento de la mandíbula, nada más. La mandíbula sirve para muchas cosas, ¿no hay dudas no? entonces, es solo un recubrimiento estético para que no te veas tan feo.
No lo convencí, magulló unas palabras entre dientes y siguió con alguna otra cosa.
Como hace siempre, como parece ser la regla de los chicos de hoy, nada los entretiene, los entusiasma o les interesa demasiado, todo es banal y pasajero.
Pasaron dos noches mas y muchas cosas durante los días, hasta que anoche mirando los Simpson y siendo testigo de sus últimas vueltas en la cama me dijo:
- ¿Para qué sirven las uñas papá?
Bueno, para muchas cosas, por ejemplo, para rascarte!
Pero piénsalo ancestralmente, cuando las uñas tenían tantas funciones como la tienen hoy para muchos animales. Una garra más que una uña, cuantas funciones!!
- Entonces, ¿Para qué sirve la pera!!?
Carcajada mediante, le explique que su cara se vería más fea si no tuviera pera y el nada tonto me dijo que si nadie tuviera pera, todos seriamos igual de feos y por ende, nadie extrañaría ese final carnoso del rostro.
- Bueno, pero todos los animales tienen pera, de alguna manera.
- No, una serpiente no tiene pera, una mosca tampoco.
- Ok, acordemos animales vertebrados.
- Mira, viste, Bart Simpson no tiene pera!! Mira, no tiene pera.
- ¿y viste que feos son?
- Andaaaaaaaaaa
Pensar que ellos creen que aprenderán mucho de nosotros.
- Descansa amor.

diciembre 18, 2011

Punta del Este - MI cepillo de compromiso

Algunos dirán que estuve mal al elegirlo.Otros que solo a mi se me ocurre.
Yo creo que el materialismo y la competitividad comercial han crecido tan exponencialmente, como las relaciones humanas se han devaluado.

Obviamente son solo dos ingredientes de la compleja ecuación que trata infructiferamente de resolverse dentro de cada ser y que al cruzarse con otro, otro ser y su propia ecuación, multiplican infinitamente la complejidad.

Suenan tan lejanos los versos de Mario: "...en la calle codo a codo somos mucho mas que dos!"... y  tan terriblemente cercanos tambien.
Solo que no hay Benedetti que los pueda imaginar aplicados tan en lo opuesto.

Aquella tarde caminando por San Isidro le propuse un compromiso. Uno liviano adecuado a la situacion, uno potencialmente eterno en su simplicidad: compartamos nuestro cepillo de compromiso.
Pero solo lo compartio cuando respiraba mi aire;  y solo yo lo desgaste en la búsqueda del siguiente paso, cuando no estabamos juntos.
La última vez le dije:
- te toca la guarda de nuestro compromiso, pero dejame sacarle unas fotos antes por si no lo vuelvo a ver.
Con la inocencia inconsciente y la inconsciencia culpable de siempre me dijo:
- como no lo vas a volver a ver!!

Y allá se fue, con nuestro cepillo perdido entre conejitos play boy en la maleta, dejando el compromiso atrapado en las fotos de mi camara.

Seguro estuvo mal elegir un Oral B, debió ser un Colgate, uno sin marca o mejor, uno descartable de los que te regalan las aerolineas.
A quien se le ocurre que un sentimiento puede durar más que un Oral B!!!
...Y encima de puro iluso, medir en un segundo cepillo el resto de la vida compartida!!

Pero así como de diablo y de viejo uno lleva cayos, de niño y sonador se lleva el alma y esa obstinada búsqueda de la magia.

- te hago mal? Me preguntaba.
- aún no lo sé - pensaba yo -  pero por hoy no.

El viejo interno sabía que esa respuesta no duraría, al nino le gustaba revolcarse en la idea que el ser maduro soñaba.

Ojalá lo deseches o se pierda entre tus trapitos, porque de diablo y de soñador, se que cuando vuelvas a ver ese cepillo desgastado por mi búsqueda y privado del compromiso que yo llevo dentro, un gustito no tan dulce ocupará tus labios y una gota más se empozará donde tu no puedes gobernar.

- te hago mal? Me preguntaba...
- de a ratos, sí, pero así son las cosas siempre, solo cambia el lugar de la ecuación en el que estamos.

La ecuación de "lo que nos hace mal" y enfermizamente nos empenamos en vivir y repetir.

;)

diciembre 06, 2011

Desde el Aire - Elecciones

Y otra vez estoy sentado en el baño de un avión.

Son la 1.10 de la mañana en el lugar desde donde partí y las 4.10 hacia donde regreso sin que nadie me espere.
Me debato entre cosas triviales y de repente, reflexiono sobre lo importante de mi debate.

Debería dormir, mañana mi estomago estará desajustado y mi mente entreverada, pero algo me empuja como siempre a no dormir en el avión, tal vez el mismo empuje que me lleva a volar tan seguido.
Un buen terapeuta tal vez encuentre un instinto autodestructivo detrás de esto. Algún analista se empeñaría en buscar dentro de mi niñez más temprana o mis sueños más inconscientes la vivencia germinal que me lleva a hacerme daño, a castigarme, a no dejar venir el sueño ni tomarme la pastillita, la solución fácil que enmascara el problema.

Ya mire una mala película y estoy al medio de otra, igual de mala o tal vez peor.
Entonces debo reflexionar si volveré a distraerme con esa "caja boba" que deje atrás hace mas de 25 años por considerarla distractora de lo que importa, la vida.
Noto que me he dejado llevar.
En el ansia de entretener la mente, para no reflexionar sobre lo que me lleva a negarme el sueño, me refugio en las andanzas de otros, en las experiencias mundanas de los demás, a fin de no revolcarme en las mías.

Descarto sueño porque debo ser fiel a mis defectos crónicos y arrepentido del circo al que me doblego, decido que la noche al volver al asiento debe producir algo, hacer historia, como a mí me gusta, trascender.

Entonces viene el momento de la elección.
¿Vuelvo al asiento y escribo un nuevo blog después de 20 días de inactividad seudo-literaria en el ciberespacio o me concentro en el sexto capítulo de mi segundo libro?
Pienso y luego existo...pura basura, reconozco que así es y me dedico a sentirlo.

El capitulo seis me desafía, necesito de toda mi entrega, de mi creatividad más pura para llevar a los protagonistas por los caminos inexistentes de su búsqueda desesperada.
La entrada del blog, es un pasajes más, como los cientos que se me han ocurrido estos días en que no preste tiempo a mis dedos para escribirlos. Solo una ráfaga más en la tormenta de este Anec-Dotado que sueña con algún día ser un buen abuelo lleno de historias.

El capítulo seis me llenaría el alma, me hincharía el espíritu a pesar de vaciarme el ego.
La entrada de blog me hincha el ego .

Entonces,  aquí estoy, escribiendo una nueva entrada del blog.
Mi ser siente lo que debo hacer, mi espíritu conoce el camino, mi corazón reconoce el flujo que lo acelera y mi mente confirma que todo lo que llena mi momento, es cierto y real.
Pero igual estoy escribiendo esta entrada de blog.

¿Por qué?

Porque además de ser crónicamente autodestructivo.
Mas allá de negarme continuamente a tomar el camino más fácil.
Busco erróneamente, entretener, agradar, conquistar, embelesar si se me permite la idiotez, a los demás, antes mismo que permitirme la más sublime belleza.

Y peor aún, ni siquiera lo hago, tal vez, por la dicha de los demás, sino por el simple hecho de alimentar mi ego. Triste.
Lo bueno de la historia es que entre tanta cosa que no veo aún y tanta otra que tal vez veo a medias o sesgada, tengo claro lo que me llena, tengo claro cuál es mi camino errado y soy lo suficientemente idiota o burro como para cuestionarme.

Lo mejor de todo, es que después de que termine esta entrada y sienta que ya conforme a los demás con un nuevo "cuentito" y a mi ego con vuestra atención, me dejare llevar por las desventuras del capítulo seis y en una de esas, cuando ya allá recorrido mis sueños con los dedos, me deje rendir al sueño más profundo y reparador.

noviembre 09, 2011

Elche - Paris & Tu

Paris resultó como entrar a oscuras, en la habitación donde tu estás.

Uno  sabe dónde se dirige, abre los ojos lo más grande que puede para dejarse impactar, pero se encuentra con la más pura oscuridad.
Aunque el negro suele decepcionar a los que exploran vacios, yo sé lo que me espera y para mi, solo suma magia, incertidumbre, adolescente nerviosismo por encontrar.

...y me acerco y tengo dudas instintivas que no necesitan respuesta, solo adrenalina agregan al andar.
...y te encuentro y me juego a la sorpresa de por dónde empezar, porque podrías haber cambiado para mí, que bueno!, porque podría haber empezado no por el principio, sin saber, ojala!.

Comienza la experiencia y la magia se confirma, las expectativas que raramente se cumplen,  se sobrepasan y todo te invita a explorar un poco más.
Ya sabes que estás donde quieres y te encanta saber donde estas.
Entonces tus ojos se acostumbran a la penumbra, y la magia empieza a flotar.

...y tus sueños recuperan el rostro y puedes desconcentrar los sentidos hacia otro lugar.
...y la rica incertidumbre se hace sonrisa y se cambia por más ganas de explorar.

Cuando llego, soy el más puro sexto sentido, el tacto me auxilia primero, el oído me guía en la oscuridad.
El sabor confirma los aromas conocidos y  me invitan a vivirlos un poco más.
Mis ojos ya dibujan la silueta, completan  los seis sentidos una vez más, reunidos para el disfrute pleno que al séptimo, deje brotar.

La magia surge, el séptimo está presente,  y se multiplica, por 6 y por mas y en el explorar paciente y delicado, se confirma que en ningún otro lugar querrías estar.

...y me relajo y acepto que fluya y me dejo llevar.
...y cuando exhausto de explorarte me recuesto, respiro muy hondo, te llevo a mi pecho, te acaricio, sonrío y descanso sin otra razón que volverte a encontrar.


Paris estaba gris este otoño, con poca gente y con suciedad de más,  con fuentes apagadas y luces poco resplandecientes, pero eso pasa, siempre puede pasar; mas no deja de ser Paris y yo, disfrute de explorarla en profundidad.

octubre 28, 2011

Murcia - La Complicidad del Amor

Hace 13 meses experimentaba mi primer acercamiento a la ficción y en la búsqueda de entregarles a Max y Mía, un ambiente adecuado para aquel encuentro del 29 de Setiembre  ,  exploré por unas horas la web, a fin de acercarme un poquito, solo un poquito, a la tan lejana como desconocida Namibia. (http://carlomyco.blogspot.com/2010/09/santiago-de-chile-el-inicio-de-la.html)

Días atrás, en esta empresa monumental y placentera de encontrarme con mi "Equinoccio de Primavera",  tuve que guiar mi instinto hacia el lugar del mundo que mejor respondiera al escenario de mi libro.
Reto plagado de requisitos caprichosos atentos a mis más preciadas peculiaridades, que me asombro con un encuentro mágico.
Por su lugar en el mundo, por su historia y su resistencia milenaria, por la flora que le da vida y la vida que le da alma, por el misterio que se respira y por aquel que yo mismo le espero sumar, lo encontré, encontré ese lugar y mis letras efervescentes se hicieron más y más ricas.
Aquel principio básico de que si tienes un sueño, debes ahondar hasta su tuétano y luego bajarlo a las letras que lo hacen real, para vivirlo con intensidad, se volvió a cumplir.
Casi sin control, la complicidad del amor de mis hijos, que no es otra que la eterna complicidad imprescindible para cuajar cualquier sueño;  me regalará a partir de mañana,  un fin de semana que se llena de matices inesperados.
Partiremos hacia allá.
Habiéndolo encontrado en la responsable navegación de mis expectativas,  estando ya plasmado en las páginas de mi capitulo 6  y siendo marco del mejor desenlace de mi obra, este final de semana, partiremos hacia ese lugar en el mundo.
Una exploración excitante, que seguro no solo confirmará, sino que alimentará aun mas nuestro Equinoccio.

Una lección conocida retoma vida y me empuja hacia ti.
Uno de estos días, cuando yo esté listo para el milagro, también dejaré de soñarte.
Dejaré de imaginarte sentada a mi lado como ahora, como siempre;  dejaré de ofrecerte mi mate ardiente con mi alma a flote, dejare de gritarte en silencio que estoy aquí esperandote.
Bajaré al papel cada detalle de ti y lo gritare a los cuatro vientos, para que ojalá, la complicidad del amor me permita encontrarte, recorrerte, confirmarte, sorprenderme y disfrutarte.

octubre 25, 2011

Elche - Pretexto o Razón


Ojala creyeran que a mí me cuesta mucho mas no estar en estas páginas que a ustedes no encontrarme!
Hay momentos sociales que nos energizan;  hay momentos compartidos que nos llenan;  hay momentos de pareja que nos marcan y hay momentos, estos increíbles momentos de soledad que nos dejan ser quien somos y nos potencian.
Poco importa si eso complace o no a todos, no es egoísmo, se trata de identidad.
Eso es escribir para mi, momentos de intensa soledad donde mi ser escapa de la cárcel en donde siempre lo contenemos y envolviéndome, me arrastra hasta lugares inexplorados e inesperados.
Lugares como estar allí, "entre tus manos" o mas bien, frente a tus ojos, explorándome letra a letra, sumándote a mi y explotando el mensaje inerte de mis palabras con el contenido de tu vida,  mucho mas allá de ti, mucho, mucho mas allá de mi.
Por eso, se me ha antojado hacer realidad eso de estar "entre tus manos".
Me seduce explorar cuanto más podrás llevarme de viaje si eres capaz de palparme, si puedo conectar directamente mi energia a la tuya, si talvez, de vuelta, puedo sentir tus alegrias y tus frustraciones y así extendernos juntos.
Quebrar esa incconexion, completar el flujo que se interrumpe entre tus ojos y la pantalla que me publica y haciendo todo para que me toques, tocarte.
El viernes pasado, con los ojos bien abiertos, entre las dos y las cuatro de la mañana, logre amasar la pasta, las letras y la pasión necesaria para mi primer libro.
Tal vez ya lo sepas, talvez no.
Desde entonces, explotar mi vida de padre, amo de casa y seguir trabajando en mis responsabilidades desde España, ha ocupado mis días y este nuevo sueño, de ojos abiertos, cada una de mis noches.
Cada una me ha regalado un nuevo capítulo y he luchado con Morfeo ferozmente, que por ser Dios a vencido al menos por unas horas, para dejarme con ojos cerrados, seguir soñando y algo descansar.
En mi cabeza, "Equinoccio de Primavera" ya esta terminado.
No ciento ni un gramo de ansiedad por tenerlo impreso en mis manos, pero vivo cada minuto exaltado esperando el momento de apartarme, y en esos momentos de íntima soledad, dejar que mis manos escriban la historia que ya me sé y como siempre, me sorprendan con cada letra que soy incapaz de controlar.
Se que estoy aquí, se que voy para allá y creo saber donde llegaré, pero amo desconocer el camino que entre estaciones, se dibuja casi solo, conmigo y a pesar de mi.
Por eso, hoy mas que nunca una disculpa por no llegar todos los días como quisiera. Esta vez, pretexto o razón, algo que tiene mucho mas que ver contigo, se teje aquí y encantado estoy de al menos, sostener la lana.

octubre 15, 2011

Punta del Este - Una historia como cualquiera.

...y quien nos quita lo humano, ingrediente inevitable en todas las cosas.
...y quien nos quita lo peculiar, ingrediente que hace la diferencia en todas mis cosas.

Arrancamos como puso de moda el tristemente célebre Tinelli "pum para arriba!!"
Imparables, ayudados por  eso de que todo empieza de CERO. A veces aunque no se registre de MENOS MUCHO.
Entonces despegamos, todo se transforma, todo parece explotar y nuestra vida se pone en sintonía con el viejo diablo de Sabina, recordándonos que "el primer mes siempre es el bueno".

Durante el segundo, la sorpresa ya es menor y la exploración se resume a lo mejor compartido. Aprendimos donde no tocar, qué no decir y mucho mejor que eso, donde si tocar; entonces nos simulamos expertos y tratamos de confirmar, con un trabajo incansable y lleno de disfrute, que merecemos estar allí y que lo que ha nacido, crece fuerte y despegado de todo lo anterior.

Para el tercer mes creemos haber humillado todo lo que paso antes de nosotros.
Nos hemos probado que no solo nos gusta con locura, sino que somos capaces de soportar los pocos momentos de flaqueza y los resquicios del pasado, aplicándonos al rescate de esta nueva historia.
La magia cae, obviamente;  el fuego se transforma,también. 
Comenzamos a madurar las claves de estar juntos y las muchedumbres se empiezan a limitar a solo los seguidores más leales, que ya entendieron como funcionamos, que vuelven seguros a lo nuestro, que aprenden a participar y a disfrutarnos.

El cuarto mes logramos sostener la caída, aunque increíblemente, siempre baja.
Mi  vieja teoría de que los primeros cuatro meses son los que todo debe durar, se confirma tristemente una vez más. Entonces, la historia humana, la convencional, la repetitiva, la casi animal que nos llevaría a un quiebre, una ruptura, un fracaso, se transforma en mi desafío.
Ahí comienzo a caminar y siento que estoy solo, luchando contra la caída inexorable de la otra parte, peleando por poner lo mejor de mí, haciendo de tripas corazón para que no decaiga, para no rendirme, para lograr mantener en vuelo aquello que pareció un cohete cuatro meses atrás y ahora parece un meteorito buscando impacto.
Y de allí en más, empieza mi historia.
La de conquistar día a día, la de seducir, la de buscar que la magia sobreviva.
La de festejar los pequeños triunfos, la de agradecer continuamente la fidelidad y los buenos aportes aunque sean esporádicos.
Es muy difícil llegar a los niveles de los primeros meses, pero así pasa con los humanos, se desinfla, no porque sea peor, sino porque dejamos de sentir, empezamos a pensar, empezamos a preguntarnos : como puede ser tan bueno? y empezamos a minar nuestro propio camino, a llenarlo de dudas, a plagarlo de preguntas que no tienen sentido y a actuar por lo que tenemos sobre los hombros y no lo que arde en nuestro vientre.
Empiezan a aparecer nuevos protagonistas, deslumbran con el brillo pasajero de las luciérnagas, llegan de lugares exóticos y desconocidos.
Y otra vez explotamos nuestra diferencia, agradecemos que estén allí y en lugar de temerles, los ponemos como muestra. Muestra de que el camino es fértil, de que no es tan fácil encontrar lo nuestro allá afuera y que aún irrumpiendo y metiendo ruido, ellos y ellas, solo obedecen ciegamente a la seducción de una historia lograda con esfuerzo, pero sobre todo, con amor.
Y allá va la pelea, desigual, de uno por todos, de aquel que cree en el proyecto que sueña  y ama lo que hace, intentando mantener motivada la otra parte, mantenerla atenta, leal, sonriente, ojalá enamorada, mostrando que las dudas no tienen lugar , que hay que bajarse de la sinapsis y seguir los latidos.

Esa, una historia como cualquiera, es la historia de este blog que hoy llega a sus 25000 lecturas. Que lucho por soportar la caída del cuarto al octavo mes y luego, por consistente, por paciente, por creativo ojalá y por sobre todo, por coherente vocación, se mantiene ya por casi quince meses, logrando lo más difícil, la permanente estabilidad.
No busco la seguridad que no existe.
Me encanta ser parte diaria de los lectores más leales, muchos de ellos parte de mi;  así como sorprenderme con la asistencia exótica e inesperada de tantos desconocidos, como los últimos que desde Rusia, Dinamarca, India o Corea del Sur.
No quiero olvidar UK,  Polonia, Eslovenia, Alemania o Canadá, desconocidos tal vez, que tan a menudo están allí.
Y aunque nunca los remarco lo suficiente, todos ustedes de mi Latinoamérica adorada y los amigos y amigas de USA y España.
Hoy completamos 25000 lecturas, en 186 entradas y 556 comentarios vuestros.
La más leída de mis letras:  Punta del Este - Memorias, Aceptación & Disculpas, vaya a saber por qué.
Una historia como tantas, una historia muy mía, reflejo casi exacto de mis días, mis pasiones y mis aventuras.
Gracias por ser la otra parte en esta historia, como siempre es para mí un compromiso de por vida, al 100%, ojalá lo logremos.

Punta del Este - 21 días

Dicen que un hábito se genera en 21 días...

Así como la tierra invierte 365 días en dar vuelta al sol para regalarnos la magia de las estaciones;  así como una mujer da frutos en 9 meses y florece cada 28 días; así, de la misma forma, dicen que 21 días le lleva al humano normal asumir una conducta repetitiva como natural.

Será que hoy inauguraremos un nuevo hábito tu y yo?

Será que tratar de "amar con la cabeza" se volverá también en nosotros, como en la contagiada humanidad, un hábito irresponsable,  y abandonaremos definitivamente el inmenso mundo del sentir?

Será que seguiremos encerrados en las preguntas y trampas de la mente, en el laberinto incorregible que solo algo que nace para resolver problemas puede plantearnos cada instante, esperando que el otro cumpla todas las condiciones, para después, un ratito después, ese ratito después que puede nunca llegar, aceptemos lo que nos quema dentro?

Este tu yo literario, éste tu y yo tan amplio, que te incluye a tí y a todos los que están del otro lado descifrando letras.
Este tu y yo que ni siquiera es totalmente leal a mí, porque tú, cuando lo lees, me cambias el rostro, me pintas la vida y me rodeas de escenarios que jamás he pisado.

Por eso los hábitos, por eso la prisión de la mente que nos empeñamos en usar para todo y por eso sobre todo, la universalidad del ser que nunca terminamos de aceptar y sincronizar con los demás, aplican para este tu y yo, tan amplio.

Hace 21 días, tu y el yo que tú quieras, marcaron el día en el calendario y ojalá, hoy puedan festejar un nuevo habito juntos, una nueva costumbre, una nueva conducta repetitiva.
Porque no,  bajar a la playa, con o sin mate, a disfrutar un atardecer mas, como lo hare yo, como tu aprendiste a hacerlo conmigo.

Hace 21 días tú marcaste tu calendario y el mío y desde ese día hasta hoy, las buenas y las malas costumbres, lo bueno y lo malo repetido, nos muestra como en todo, un balance equilibrado:

La pena del hábito de cerrarnos a la prisión de los preconceptos y no buscar la verdad que libere ese malestar un poquitito más abajo del ombligo.

La fortuna del hábito de recordar con una sonrisa, tal vez libre, tal vez odiada, lo natural que resultaban nuestras cosas compartidas.

Pero hoy, 21 días después, el sabor del equilibrio es amargo, porque aunque compartamos el crepúsculo y tal vez hasta esta infusión tibia, que une a tantos;  porque aunque compartamos el recuerdo de los buenos tiempos;  no nos permitimos estar juntos.

octubre 10, 2011

Montevideo - Te amo

Para dividir en dos grandes grupos, hay quienes lo dicen porque lo sienten, esos, se merecen todo y los hay de los otros, los que lo dicen porque es adecuado.

De estos últimos, los que dicen amar porque es adecuado para sus intereses (cualquiera, todos valen mierda en este caso), o adecuado al momento o la situación (cualquiera, todos valen mierda en este caso) o porque es adecuado para el ego de quien está enfrente o el suyo propio (cualquiera, todos valen mierda en este caso), para estos últimos, no dedico una letra más, escapa a mí su condena y su pena, escapa a lo humano;  recibirán en esta vida, exactamente lo adecuado.

-  te amo, Ismael Carlos!! - me dijo.

...y ella tenía todo eso y mucho más, bien claro.

Porque quien expresa amor, desde el alma, no espera nada a cambio.
Es feliz con sentirlo, se realiza al expresarlo y demostrarlo,  y vive, al vivirlo, sin importar tiempos o distancias.

 
Nada mas injusto que un:

- no te creo!

Porque en ese momento, pasas arbitrariamente a esa persona que tiene lo mejor para ti, de un bando, al otro...y quien eres tú para condenarla a tan egoísta destino!
Si te estuviera mintiendo, tu lo sabrías y ni siquiera expresarías tu duda, porque quien miente sabe que lo está haciendo y quien recibe una mentira tan grande, la acepta por el mismo defecto.

Nada más inadecuado que un:

- Estás segura?

Después de cierta edad, uno tiene muy claro si ama o no,  y tiene aún más claro si puede o no expresarlo, lamentablemente tan claro, que muchas veces nos perdemos del milagro.

-  te amo, Ismael Carlos!! - me dijo.

...y no esperaba una respuesta, porque sabía que no tenía aquella única respuesta válida, la excepcional, no solo por buena sino por inusual.

Su cuerpo lleno de mi sudor, el mío enredado en su aroma.
Tomo mi rostro, apretándome las mejillas como quien absorbe la atención de un niño.
Me miró sacudiendo la cabeza con ojos de "porque diablos!!" y me sonrió con esa ternura que solo tienen las caras que se desnudan sin miedo.

- te amo, Ismael Carlos!! - me dijo

...yo callé, le regalé todo lo que tenía a cambio de lo que no tenía, asumiendo una deuda auténtica y necesaria ...y sonreí también mientras pensaba:

- Cuanto tiempo que no lo escuchaba!

octubre 05, 2011

Montevideo - La verdad

PROLOGO: "Dicen que de borracho y de niño, no valen". Siempre uso el mismo dicho como pretexto para mis textos con más de dos copas de vino. Hay cosas que solo asi se dicen.


Hoy no me bañe.
Vestí "de entrecasa" todo el día.
Eduardo se llevo mi Jeep y el Peugeot no arrancó;  cargué la batería todo el día, pero mañana tampoco prenderá.
Alcé un mueble enorme seis metros, pinte mi cuarto, desmantelé catorce maletas y ordené todo cuanto tenia por ordenar.
Aspiré, remendé con masilla, lave cinco lavadoras completas, desayuné, almorcé y cené.
Tuve seis "call´s" en el día, avancé negocios en Centroamérica, España, Brasil, México y Uruguay.
Teminé de contestar dos pliegos licitatorios,  tire mi primer zunga y varias camisas, decore mi espacio, cargué el único autito a control remoto que he tenido en mi vida y logre "encajar" todos mis entretenimientos lúdicos en el pequeño frezzer portatil o el cajón de mi mesa de noche.
Hoy no tuve sexo, no recibí cariños, nadie me dijo algo bonito, solo el perro me ladró y alguien dijo que "estar solo es salud".
Mañana me bañare, negociare por millones de dólares y en una de esas alguien me diga te amo, ni idea;  y todo eso es verdad.
Verdad como que ayer dormí en un avión, antes de ayer en Panamá, el día anterior en Costa Rica, antes en México y el pasado jueves dividí mi jornada entre Rio de Janeiro y Sao Paulo.
Es verdad que conocí gente sorprendente, es verdad que viví una semana extraña, es verdad que no fuí yo estos días y también es verdad que siendo otro, viví exento de los mismos límites.
Es verdad que Nicole me extraña, es verdad que no se que haré el Jueves e ignoro donde dormiré el Viernes cuando Anthy llegue después de meses a su casa en Elche.
¿Pero que tan cierto es todo esto para ti?
Si tú me conoces tal vez creas que sí, aunque dudarías de que hoy no me bañé.
Si tú crees conocerme, tal vez dudes que hoy no tuve sexo, pero estarás seguro que mañana lo tendré.
Si tu no me conoces, pensará
s que todo es inventado y que necesito un chalequito blanco, que no tiene lugar en mi ropero nuevo porque exede el numero de largas cintas y hebillas de seguridad.
¿ Cuantas verdades son verdad?
 
A principios de siglo mi ex suegrita  pensaba que yo era traficante de drogas, porque nadie acreditaba que yo llegara infaltablemente cada mes desde el otro lado del mundo a ver a mis hijos. Yo rogaba porque nadie la interrogara al respecto, porque de la cárcel injusta,  jamás saldría cada mes para compartir cinco días con las personitas que amaba, por más hambre que pasara o sacrificio que hiciera.
Ella tenía su verdad, yo vivía la mía, solo el tiempo hizo que compartiéramos la misma, la mía, la nuestra.
La verdad, que misterioso desencuentro; que axioma tan múltiple y dinámico como el ser humano que la cree. Los cristianos tienen una, los islámicos otra  y los judíos y los indúes y los budistas y los, y los, y los.....y los capitalistas y los comunistas, y los buenos y los malos que refuerzan su bondad en su propia verdad para que no puedas reconocerlos jamás, y los hombres y las mujeres, y los occidentales y los orientales y tu y yo.
Cada uno dueño de su verdad.
Desconociendo los ojos que no mienten, las acciones que no dejan duda, la autenticidad que desnuda y la franqueza que exagera.


Hasta que un día, la verdad deja de ser versión y es real.
...y ese día, todos pelearán por acercarla a la que eligieron creer, muchos desandarán sus palabras por torcerla hacia la innegable realidad, pero íntimamente, aun cuando no seamos capaces de aceptarlo, sabremos cual es la verdad, y nos comerá el tuétano lentamente.
¿Cual será?
La verdad anónima de otros, la verdad que tu elegiste creer o mi verdad.

septiembre 28, 2011

Desde el Aire - Despertar a la realidad

Hoy desperté soñando contigo.

De alguna forma un gran espectáculo se revelaba a mi alrededor y yo te buscaba.
Como siempre te buscaba, aunque debo aceptar que solo te encuentro cuando yo quiero y siempre que yo quiero.

Es tan difícil de aceptar ese "yo quiero".
Porque en realidad quiero siempre, pero de todas formas no siempre me tienes.
Es tan difícil de aceptar ese "pero". Se carga de culpa, de todo aquello que perdemos con la madurez y que indefectiblemente nos lleva a perder más y más...cada día, irrecuperable, cada día más.

El escenario que me rodeaba se alejo y todo se volvió un enorme teatro a mi alrededor;  lleno de palcos casi infinitos de butacas, todas del mismo color, todas llenas de cabezas iguales, todas mirando al espectáculo, ni una sola reaccionando a mi sentir de búsqueda que no lograba salir por mi boca.

Y por supuesto...me encontraste tú.

De entre uno de los pasillos empecé a sentir tus gritos felices.
Seguí tu llamado y te vi venir desde lejos.
Sentí que otros ojos te cuidaban desde tu partida y permanecí tranquilo.

La alegría de que me encontraras se confundía con el asombro de tu instinto, la huella que tu corazón mas joven sabe seguir mejor, sin cuestionamientos, para llegar a quien amas.

- ! Ismael, por acá Ismaell, me decías!

Y me sorprendía que me llamaras por mi  nombre.
Yo era el adulto lleno de limitaciones y tú,  quien me buscaba rebozante de virtudes.

Me sorprendía mientras te acercabas. Tu carrera tropezaba con la seguridad propia de los niños, que se doblan, se tuercen, dibujan arabezcos con cada parte de su cuerpo al avanzar, pero de todas formas avanzan, tal vez dejándose llevar por la felicidad más auténtica.

Leer esa felicidad en tu cuerpo que volvía a tus dos años, ensanchó mi sonrisa y me puso a correr. Quise derrapar en el piso para abrazar tu cuerpo pequeño y cosquilloso y ese solo deseo genuíno y vital,  transformó el frío piso de marrón madera en un prado verde,  regado de flores multicolores.

Y te encontré, como tu quisiste.

Mi pecho se pego al tuyo y mis brazos rodearon tu cintura al  tiempo que los tuyos se tomaban de mi cuello como antes y rodábamos uno sobre otro acompañando la brisa que mecia la hierva.

- !! hola papá!! , me dijiste y el mundo volvio a ser un paraíso.

Tu fuiste mi bebe otra vez, pero por un instante volví a cometer el error de ser grande, volvi a traicionarme.
Mientras girábamos por la hierba tuve miedo de dañarte y la colina se convirtió en un peligroso tobogán.

El segundo de alarma fue aquietado por los ojos que te vigilaban, que de alguna forma seguían en aquel teatro donde me encontraste y te busque, pero que como una voz en mi interior me decían ahora:
- solo disfruta.
Y desperté.
Un cuarto extraño en México me rodeaba.
Tu voz pequeña aún sonaba en mí y mis brazos se esforzaban por volver a abrazarte.

¿Porqué nunca se vuelve a un sueño asi?
 
Traté, una y otra vez.
!Cómo nos equivocamos de grandes en buscar!.
!Qué difícil se nos hace encontrar!

Finalmente, y por fortuna, quienes nos aman nos encuentran, de una forma tan fácil e instintiva, que no hacen otra cosa que confirmar, cuanto erramos al pensar, cuanto perdemos al huir, cuanto ganamos al sentir y aceptar.



EPÍLOGO: Pudo ser cualquiera de mis hijos, fué Michel, el que me encontró en sueños, el abandonó esa humanidad exuberante de sus 12 años actuales y llego con sus patas flacas y su espiritu juguetón de los 2 años, a buscarme, a encontrarme, a llenarme de paz y amor, aquel amanecer en México. Disfruto del misterio, de la universalidad de la palabra, esa que permite al leer, que cada uno tome un lugar e interprete según su mundo, su magia y su momento.
Era bueno esta vez aclarar, aunque podria haber sido cualquiera de los tres, para que la confusión se torne íntima y cada uno pueda sentirlo como yo lo viví, egoistamente, como yo lo viví.

septiembre 27, 2011

Ciudad de México - El Difícil Equilibrio

Hoy fue un día lleno de cosas por celebrar, sin embargo, la cama me recibe triste en el ocaso.

Será la primera de estas últimas cuatro noches de fiebre, que llenaron anoche mi desvelo de pesadillas vívidas.
Mi ojo ha dejado de punzar, la marca del clavo que me impacto va desapareciendo y el blanco ya se mezcla con ese círculo oscuro que todo quiere ver y mucho quiere decir, siempre.
Hoy he presentado mi primer manuscrito a una de las Editoriales más importantes del mundo y tal vez estos casuales días en México me permitan aun compartir una entrevista para respaldar mis letras.
He recordado con sinceridad y expresado con cariño, mi admiración a una de las mujeres más importantes de mi vida, después de 15 años de historia juntos, de admirable historia, donde como ella dijo, supimos guardar, valorar y trasmitir todo y solo lo bueno.
Hoy empecé el día compartiendo el jardín de Marguita aquí en DF, con Elie, con los ojos hinchados por el sueño y el pijama ansioso de dormir, en esos instantes que son irrepetibles porque son compartidos con un gran amigo.
Hoy un mail desde Francia me presento el primer retoño de "La Princesa Primavera", que con su "ale-mancito" ya tienen más y más razones para vivir felices allá en la ciudad luz;  inculcando en Raphael tanto amor enriquecido por el viento fresco de los Andes, el sabor de las arepas, el aroma del café, la rumba que se mezcla con la Opera, el romanticismo del Rin, la brisa fresca de los bosques de Baviera, la sed calmada por la cerveza que empuja el alma al cielo y acompaño brindis de anillos compartidos.
Hoy fue un día lleno de cosas por celebrar, sin embargo, la cama me recibe triste en el ocaso.
Hoy, alguien ha elegido extender su desdicha hacia mí.
Hoy la maldad ganó una pequeña batalla, anónima, cobarde, siempre injusta;  y clavo el puñal de sus propias frustraciones en el pecho de mucha gente, que ni siquiera imaginaba un golpe tan brutal.
Y como duele, y como lamento ahora mi incapacidad de enojarme.
Que bien me haría golpear las paredes hasta sangrar los puños, para ver si el dolor físico puede menguar en algo el alma que pesa.
Y como me pesa la grandeza de aceptar, y como me jode este difícil equilibrio, esta balanza maldita que cargada de flores reales, inclina el plato de la desdicha con acciones inmerecidas.
Hoy fue un día lleno de cosas por celebrar, sin embargo, la cama me recibe triste en el ocaso.
Mañana la batalla seguirá, todo se paga en esta corta vida.

septiembre 17, 2011

Villa Toscana - Los problemas de la acumulacion voluntaria

Un sonidito suave me despertó esta mañana...

Siempre he "dormido con un ojo abierto", esa incapacidad o capacidad de retirarse totalmente de lo real, de entregarse a los sueños más irreales, sin perder consciencia de la realidad (valgan todas las redundancias!!).

Esa capacidad que dormido te deja escuchar los cambios de respiración de tus hijos cuando aún son pequeños y necesitan toda nuestra energía para terminar de desprenderse del cordón umbilical que les dió vida.

Esa que despierto, te permite proyectarte infinitamente en fantasías tan oníricas como posibles.

Hoy fue un ruidito inexistente, un sonido sordo, de esos que no se escuchan con el oído, sino que se perciben, tan fuertes, que resultan más efectivos que un grito desgarrador.

Mire al costado de la cama, nada se veía caído, al menos nada nuevo. Los pequeños almohadones azules que adornan durante el día y se pierden en la primera batalla, me miraban sin pedir rescate, pero nada nuevo aparecía reclamando su lugar.

Recién después de la reflexión, noté que la lluvia goteaba otra vez sobre el techo de NewPort, como la última vez que estuve aquí.
Un regalo especial este fin de semana, que ayer me entregó sol en cantidades, el color de empuje naciente en cada flor del jardín y una noche en que la luna y las estrellas dejaron el cielo para sentarse conmigo a beber el siempre buen vino, escuchar el crujir de la madera que se entrega al fuego y olfatear las mieles caseras de un buen asado sin apuro.

Un baño suave y caliente logró despojarme de todos los olores que la noche había dejado en mi y que sin culpa había llevado a la cama. Ya casi podía sentir el olor del café oscuro de Anna, allá del otro lado del jardín, un poco arriba subiendo escaleras, intentando mantenerse intacto para su único huésped.

Hoy llegaran más, como todos los fines de semana.
Hoy me iré, como casi siempre.

Algún día volveré a estar listo para intercambiar charlas y cuentos de abuelo con desconocidos, unidos en la esencia de gustar vivir lugares como esta Villa Toscana de vez en cuando.
Gustar de retirarse a la realidad, de abandonar la fantasía tantas veces Dantesca del mundo que se vive cada día y del que la mayoría solo puede huir los sábados al mediodía.
Disfruto mi poder, disfruto de poder elegirlo  un martes, o un jueves o un lunes.

Esquivando charquitos por el costado de la piscina, sin prisa de evitar las gotas que siempre pensé no me mojan, volví a escuchar el sonido de mi despertar.

Mis  pies pisaban firme sobre el balastro y seguían mas allá bajando la escalera, guiados por el olfato enceguecido del café matinal.
Y en el andar, sentía como que me iba desmembrando...como que una "cola de novia" se arrastraba tras de mí, cada vez más pesada, cargando el agua de entre las reposeras y las lavandas.


Al pasar por el buda, la sensación se hizo más fuerte.

Es que el sonido sordo que me perseguía, emulaba los ojos de los pájaros que nos observan y no podemos ver.
Una sensación como la que me trasmite tu mirada mientras yo haciendome el distraído, trato de demostrarte que soy el hombre de  tu vida.
Esa sensación, ese sonido inexistente,  que explota como un grito en mi nuca y me deja encontrar al mirarte,  el brillo de tus ojos encapotados y una mueca de sonrisa peculiar en tus labios. La mueca final de un pensamiento maravilloso.

Lo mire a los ojos, pero el buda de piedra no me estaba mirando, entonces habiendo frenado mis pasos y con las gotas presentes en mi hombro, eche un vistazo hacia atrás.

En la escalera, a pocos metros, algunas bolitas pequeñas, redonditas, inexistentes, se disolvían suavemente en el oscuro de los ladrillos.
Mas cerca, como dibujando una doble sombra de mi cuerpo bajo un sol inexistente, se desparramaban  y se iban diluyendo.

Asombrado llegue a mis talones para verlos brotar, tan redonditos, tan silenciosos, tan rojos y brillantes, tan vivos y excitantes...para desaparecer después del primer golpetear en el piso, después del primer rodar entre las plantas a la vera del camino.

El primer instinto fue echarme a correr, pero las sombras no te abandonan, allí están atadas a ti... y al andar, solo lograba contagiar otros rincones del camino, tan corto pero tan interminable esta mañana entre la habitación y el café.

Tras el pavor de la sorpresa inicial y viendo como seguían fluyendo  -  ahora en más cantidad, no solo por debajo de mis jeans, sino ya de las mangas de mi abrigo empapado y hasta recorriendo mis hombros desde el cuello en su búsqueda frenética - senti que debía sonreir.

Nunca me había pasado y la sorpresa me llenaba de un misterioso placer.
Como todas las cosas que desconocemos, se autoexplican al pasar y mientras los miraba repiquetear y desaparecer detrás de las Horténsias, meneaba la cabeza sonriente pensando,

 - claro, es lógico, ya no los puedo contener.

Mi universo se enfoco en contemplarlos.
La lluvia y el olor del café se esfumaron en uno de esos instantes eternos y eran solo ellos, abandonándome, fluyendo ahora hasta de mis orejas y mi boca siempre sonriente.
Eran parte de mi, parte importante de mi, pero no dejaban ningún vacío al marcharse.

Era como la sensación de ese primer día de escuela en que sueltas la mano de tu bebe para que entre al mundo de las sillas pequeñas y los otros niños disfrazados en delantales.
Es como cuando acudes a la boda de aquella mujer a la que la deseaste lo mejor  y  nada evitara que llegue a abrazarte en silencio y con sus ojos te deje entender que acepta que allí, a la mitad del camino, termino su destino y que tú debes seguir.

Entonces llene mis pulmones, el aroma del café volvió a invitarme, tranque los labios sin morder y comunique un alerta de cierre inmediato a cada poro,  para ya no dejarlos escapar.

Gire la cabeza,  ya ninguno quedaba en el camino andado y el buda parecía guiñarme el ojo desde su pedestal.

Subí la escalera como hinchado y los rendí a nuestro desayuno, allí frente a la ventana medieval, entre los cuadros viejos y los palos de golf, saboreándolos en las tostadas, la mermelada de frutilla y los pancitos dulces.

He acumulado voluntariamente, tantos, todos mis besos para ti, que hoy, no he podido contenerlos,  y en tu búsqueda, muchos se han suicidado amorosamente en el jardín de la Toscana y no lo he podido ni querido evitar.