agosto 31, 2010

Santiago de Chile – Agosto 2010 – 0300 horas

Este es el primer mes en mi vida, que tanta gente sabe donde estuve y algunos, hasta como estuve.

Se me ocurrió poner en un mapa mi ruta de Agosto, tan sana, tan leve en comparación con otras mías, tan loca en comparación con muchas ajenas, talvez las vuestras.

 

Quedara en el menu superior - Mi Ruta - Agosto 2010

Siempre pensé en tener un almanaque para anotar eventos, de esos de mal gusto que antes regalaban con etiqueta y hoy solo te los da el almacén mas rasca1 del barrio o la gomería2.

Cuales son tus días menstuales, cuales los días que nos undimos el puñal del miedo, cuales los épicamente vividos con felicidad.

En tantas cosas soy pragmático, como en este mapa, donde mi mes leve se ve como locura de toda una vida.

Talvez por eso nunca hubo un calendario en casa.

Talvez no ver la realidad tan pura y clara, era la receta para seguir tirando.

Midiendo en recuerdos que la propia mente oculta o renueva para traicionarte.

Quería anotar las causas, quería registrar la enseñanza del momento, como si una fábula de ese estilo fuera a servir.

Como si el "te lo dije" con pruebas fehacientes sirviera de algo para quien no puede ver.

Se esfuma mi Agosto, ente las flores del Damasco que se renueva, entre las aceitunas negras de mi jardín que se caen por mi indiferencia, entre la espuma apretada del estero que cruza mi casa.

Se esfuma mi Agosto y vuelve a amanecer, en un rato, cuando con una nueva sonrisa, emprenda un nuevo día, otro regalo, otra oportunidad, otro desafío a ser feliz sin nadie a quien entregar todo, sin ti 3





Localismos, Ismaelísmos antojadizos o palabras inusuales:

 

1 rasca: sinónimo chileno de ordinario, malo, pobre de fea manera.

2 gomería: lugar donde se cambian neumáticos, que habitualmente están muy adornados por almanaques con chicas voluptuosas en poca ropa que parecen inspirar a los sacrificados gomeros y visitantes camioneros.

3 ti: mi ultimo amor, el que todavía indefectiblemente vive en mi corazón pero que mi mente y mi vida han dejado de lado por haber admitido una vez más, que o lo que yo siento nunca será suficiente para dos o no estoy preparado para aceptar menos de lo que yo siento.

agosto 30, 2010

Montevideo - Cuanto mide un kilometro? - 1940 horas

Sabido es que no soy una buena medida, ni el mejor medidor para darle dimensión a nada, sencillamente porque la mayoría de mis parámetros están trastocados.

Hace unos 8 años atrás, cuando estando en Ciudad de México, tuve la loca idea de "ir a la playa", me sometí a la dura prueba de seleccionar entre las dos más cercanas: el Pacífico Acapulqueño o el Caribe Veracruzano.

Cual fue la elección ya lo sabremos, pero lo mas duro fue asumir que ambas están a 500 kilómetros de la que entonces era mi casa.

Depende quien lea esto, pero seguramente, para la mayoría, 500 kmts es un poco mucho para "ir a la playa".

Yo era ya un tipo de medidas trastornadas. Manejar de Punta a Montevideo diariamente (150 kmts) era "una papa"1 y cualquier duración de vuelo era asumida con calma.

Pero la playa, la playa me quedaba al cruzar la calle.

En aquellos años misturé fines de semana de día y medio, haciendo los 1000knts que la ida y vuelta me insumían, sin entrar en los detalles de la entrada y salida del Distrito2, que dependiendo del finde, doblaban la duración natural del viaje.

Para uno de los 30 millones de habitantes que tenia el estado de México, acostumbrado a lidiar dos horas en la mañana y dos en la tarde para ir y volver de su trabajo, 5 a 8 horas para ir a la playa era "una rifa"3
Para ese entonces no podía dejar de recordar que en Uruguay, una familia promedio, prepara casi todo el año su campamento de turismo en Salto4 y toma recaudos especiales en su coche para emprender por una semana, el mismo viaje que yo hacia entre Sábado y Domingo, cada finde.

Esta misma comparación me venia a la mente, en mis largos viajes en auto desde Santiago a Montevideo.

Después de más de un día de manejo, exausto y aburrido por la ruta que cruza Entre Ríos5 hasta el Río Uruguay, sentía tácitamente, que ya había llegado, al cruzar el puente en Salto grande o Paysandú.6
La sensación era clara y fuerte, llegue!! Y lo disfrutaba como tal, a pesar de que aun faltaban 600 kmts para abrir la puerta de mi casa.

Pero esto no es talvez tan novedoso, pasar de medir las distancias por cuadra a medirlas en tiempo, es algo que muchos hemos experimentado.

No me siento ni más ni menos afortunado por poder medir diferente a los demás, aunque esto obviamente me trae algunos problemas al momento de aceptar pretextos o razones que tengan referencia con distancias.

Creo que de todo lo vivido entorno a este renacer que experimente a los "treintas" sobre las distancias, no hay anécdota mas enternecedora que la que viví días atrás en Maldonado (Uruguay)

Feliz de reencontrarla, pase por el estudio de una de esas amigas incondicionales que uno ni sabe a veces que tiene, pero que prueba su lealtad en cada oportunidad y expresa su aprecio abiertamente.

Su familia va creciendo al ritmo de dos hermosas pequeñas que no le envidian nada a su progenitora.

Revisión a las corridas, pero sentida de "que has hecho??" Nos llevo a la excelente noticia de que su esposo fue finalmente promovido dentro de Banco Republica.

Todo un logro, para una organización Paraestatal donde prácticamente solo la muerte de un colega provoca un movimiento escalafonario7.

Pero no fue fácil asumir el ascenso, por el lado bueno, pasaba de funcionario a jefe, de una organización de menos personas, donde el impacto de su gestión seria mas elocuente y obviamente, con una diferencia estimable en su nómina.

Por otro, la mala, la terrible noticia.

El puesto libre que se le otorgaba era en San Carlos!!! A 12kmts de Maldonado, considerando semáforos, cruce de pájaros y algún control fortuíto de velocidad en la ruta, serian entre 15 y 20 minutos de su casa!!!

Una locura total!!

Ante mis respetuosas carcajadas, mi amiga asumió que hubieron múltiples tramites disuasivos para lograr un puesto similar en su misma ciudad, y que después de mucho analizarlo, finalmente optaron por aceptar el puesto en la ciudad vecina, a riesgo de qué, si algún día, talvez, quizás, en una de esas, pasaba algo durante el horario bancario entre Lunes y Viernes, que no pudiera atenderse dentro de la media hora siguiente, se arrepentirían dolorosamente de su decisión.


Localismos, Ismaelísmos antojadizos o palabras inusuales:

1 “una papa”: Algo que es muy fácil de hacer o así se asume.

2 Distrito: Hace referencia al Distrito Federal en Mexico y la problemática habitual que representa cruzar la caseta de salida de la ciudad hacia la costa. Muchas veces, estuvimos “estacionados” entre 5 y 8 horas, en atascamientos de trafico de varios kilómetros.

3 “una rifa” En este caso es lo mismo que “una papa” algo fácil de hacer, pero también se usa como expresión de aquello que no sabemos como resultara.

4 Salto: Departamento (estado, provincia) de Uruguay, donde hay muchos campamentos de Aguas Termales, donde habitualmente en Abril, la gente se retira durante la Semana de Turismo (semana santa)

5 Entre Rios: Provincia (estado, departamento) Argentina, limítrofe con Uruguay a través del Río Uruguay, que lleva su nombre por encontrarse entre este Río y el Paraná y que se caracteriza por ser muuuuuy plana y desierta por muchos kilómetros utilizados para la agricultura.

6 Salto Grande o Paysandú: Dos de los tres puntos en que por tierra (puente) se puede cruzar entre Uruguay y Argentina. La represa hidroeléctrica de Salto Grande, el Puente Paysandú-Colon y el tercero es el Puente Fray Bentos Puerto Unzué, tristemente celebre por el bloqueo que desde hace años llevan a cabo los seudo ambientalistas de Gualeguaychu.

7 escalafonario: Hace referencia a la posición en el Escalafón, forma de organización jerárquica de los empleados públicos, al menos en Uruguay.

agosto 29, 2010

Montevideo – Rambla, Mate y Tamboril - 1643 horas

La capital de nuestro “paisito” tiene ese, “..no se qué” que encanta a quien llega a vivirla en su intimidad.

Para los pasajeros de rápida mirada, es un damero1 casi perfecto, de calles sombrías y arboladas, incrustado en una bahía histórica, solo dividido caprichosamente por Bvar.Artigas, rastro indeleble del pasaje en que Le Corbusier 2, “intervino” las ciudades de Latinoamérica.

Para quienes se dan al menos una tarde de finde3, Montevideo es una ciudad llena de un alma tan única y representativa, como heterogénea.

Es que la ciudad se vive de cara al Río, “grande como mar”; se respira en su rambla interminable abarrotada de gente con cada rayo de sol, que a la tardecita, en este invierno que se va, se mezcla con el aroma del mate, el repique de tamboriles4 inexpertos y las tortas5 furtivas, amasadas e insanamente fritas en la calle, para que logren su mejor sabor.

No deja de asombrarme, esta mixtura exagerada de los Montevideanos.

Es que no puedo evitar la sonrisa que por dentro se torna carcajada, cuando miro mi raza acumulada. Si tuviera que encontrar un rasgo común, solo podría decir que son pocos los que nacen rubios y con ojos claros por aquí.

Por el resto, Montevideo por estos días no muestra seña de generalización o moda posible.

Una vestimenta tan variada como cada ser; la inexistencia misma de un color de moda, un peinado preponderante, una prenda o una “onda”, todos los Montevideanos lucen exquisitamente diferentes.

No hay una estatura promedio, ni una señal de desarrollo, no hay mas narices del tipo A que del tipo B, es imposible distinguir rasgos distintivos mas allá de los emocionales que te indican, quienes son uruguayos y quienes mínimos turistas que transitan anónimos.

Omnipresente y obligatorio, nuestro mate, combinación de calabaza especialmente ahuecada, hoja de árbol nativo picada y curioso instrumento de metal trabajado que llamamos bombilla.

Para diferenciar, con los hermanos Argentinos, con “el termo” en lugar de “la pava”, bien colocado en una “deformidad” patentada que tenemos los uruguayos bajo el brazo, que inútiles estudios de antropología han querido descifrar.

Para diferenciarnos de nuestros hermanos “gaúchos” del Sur de Brasil y sus “chimarrao” gigantes; los nuestros con calabazas a medida humana, cebaduras en recambio y sorbos “privados” (que ya algún día les explicare la diferencia).

Para diferenciarnos del “tereré” Paraguayo, caliente, que el calor y la humedad sofocante del clima continental, lo provoca con hielo, hiervas y en jarra allá entre el Río Paraguay y el Paraná.

El mate, istmo comunicador infaltable, pretexto y razón suficiente para todo, constante y renovador, fiel testigo de nuestra gente y su búsqueda.

Este fin de semana, para seguir cumpliendo con nuestra “inocente certeza” Agosto nos ha regalado un veranillo exquisito, que se ira esta tarde (según las previsiones) cuando me embarque hacia Chile.

Michel me acompaña en mis andanzas, o yo lo acompaño en las de él, ya que contra toda previsión, ahora tiene un piercing en su ceja derecha.

Cambiamos los atardeceres amplios, por los arrinconados entre las siluetas de la ciudad enana, enrrojecidos y mágicos.

Atrás quedo Punta, llevándose en paz a la Abuela China, abrazada al último anillo que le han regalado, dejándonos los mejores recuerdos y un mensaje de conciliación, para compartir hasta que las fuerzas nos acompañen.

 


Localismos, Ismaelísmos antojadizos o palabras inusuales:

1 damero: trazado cuadrangular de la ciudad.

2 Le Corbusier : Genio europeo, arquitecto magistral, urbanista, escultor y según se sabe hace poco, pintor, visionario del siglo XX que marco su pasaje por Latinoamérica proponiendo la apertura de grandes avenidas que cruzaran las principales ciudades, de lo cual es resultado por ejemplo, nuestro Bvar.Artigas y la Avenida 9 de Julio de Buenos Aires.

3 Finde: Fin de semana.

4 tamboriles: Instrumento musical de percusión que en tres variedades (chico, repique y piano) conforman las “cuerdas de tambores” del candombe uruguayo.

5 Tortas Fritas: Típicas del Río de la Plata, se las prepara generalmente saladas, aunque existen variaciones dulces, en una masa pobre de harina y agua, que en su expresión pudiente lleva polvo de hornear o levadura y que se estira con palote o botella en formatos habitualmente circulares de unos 3 a 5 mm de espesor, friéndose luego en grasa de vaca o si no hay, en aceite.

agosto 28, 2010

Intervención en Tiempo Real - Desde la Tribuna – 1505 horas

Hace años, una película marcaba a muchos y generaba por supuesto, detractores.

“La Sociedad de los Poetas Muertos” engendró en mi, como en otros, alas para mis propios principios y forma de ver las cosas.

Yo era un chico aún, y recuerdo las caras de la gente que amontonada en la puerta del Cine Metro, escudriñaban en los que salíamos para tratar de adivinar porque una película se había vuelto tan célebre aquel invierno de Montevideo.

Salí con los ojos menos llorosos que el alma, como pocas veces he salido de un cine.
Parecía que los pulmones no alcanzaban para tanto aire fresco que hinchaba cada poro de mi piel y al mismo tiempo, me estaba ahogando sin remedio.

Hay muchos pasajes, para mi, gloriosos de esa película, pero hubo uno diminuto, talvez imperceptible para muchos, en el cual, uno de los chicos, rescata un valor enorme, de un hecho a primeras vistas, insignificante.

Eso ya estaba en mí, al igual que la manía de “pararme sobre el pupitre” para ver las cosas desde otro ángulo, al igual que la capacidad de buscarle a un premio irrelevante alas para alejarlo de mi con una sonrisa, al igual que la picardía de escapar a la oscuridad a buscar cualquier cosa que logre movilizar mi sangre, para sorprenderme vivo.
En la escena, según la recuerdo ahora más de 20 años después, Uno de los chicos (Knox Overstreet) estaba al teléfono, el clásico enamorado de la “nena rubia y bonita” de la película (Chris), que obviamente es novia del chico guapo y fornido (Chet Danburry), llamaba a la casa de ésta, rebosante de ese amor inocente que con tanta pasión se vive.

Vean los primeros dos minutos de este video, así no tengo que contárselos, solo 2 minutos.

 


Knox: “El punto, muchachos, es que ella estaba pensando en mi”

Eso es lo que siento cada vez que recibo un comentario de ustedes, así de simple, así de profundo, así de importante.

Con tanto por hacer, recibir y entregar, en la vorágine del día que a cada uno le toca vivir, ustedes, encuentran un momento para pensar en mí, y no saben lo que lo agradezco.

Knox: “Caray, va a suceder, muchachos. Lo presiento”

Desde Guatemala me llego esta imagen que comparto, para probar aquello de que una imagen habla mas que mil palabras y para hacernos eco de las palabras de Martin Luther King: “No me preocupa el grito de los violentos, de los corruptos, de los deshonestos, de los sin ética. Lo que más preocupa es el silencio de los buenos”

Montevideo – Las olas de conquista en el Rio de la Plata – 1450 horas

Para los que reclamaban la no presencia de la “chaqueta cómoda” para los uruguayos y seguro, están desconformes con la generalización de ayer en las “olas de la conquista”, hoy les contare mi visión de la experiencia Uruguaya, para poder mañana con mas base conocida, relatarles como se vive una tarde en Montevideo.

Es que aquí, “las olas de conquista”, llegaron un poquito diferentes, no mejores ni peores, solo diferentes.

Al igual que Latinoamérica, los habitantes independizados del Río del Plata a principios del siglo IXX, carecían de conquistados que flagelar y una desgracia mayor nos dejo sin nativos que menospreciar, marcando para siempre nuestra cultura y socioeconomía

Es que los Charrúas y las otras 3 o 4 tribus nómades que poblaban nuestras praderas “suavemente onduladas”, no vivían la cultura milenaria de los Aztecas, Incas o Mayas, sino que de taparrabo1, arco y flecha, merodeaban la caza, la pesca y la recolección de frutos.

Cuando los caballeros en armadura, hambrientos y desorientados después de meses de mar que los alejaban de sus cárceles y tugurios2 de la vieja Europa y las Islas Canarias llegaron a nuestras playas, no tuvieron otra opción que matarlos para sobrevivir.

Desde el vamos, no fueron bienvenidos aquí y las “bestias” incultas y violentas que se “comieron” 3 a Juan Diaz de Solís y su primera chalupa de aproximación, debieron ser exterminadas.

Desde Gaboto hasta los “adelantados” 4, cumplieron su objetivo en busca de plata, que no fue mas que el espejismo de la luna sobre nuestro Río, al punto que algunos de los últimos (cuatro Charrúas vivos), fueron llevados a Francia, como bestias de circo, para desarrollar su numero: “maravillosos por su fuerza maxilar y su fuerza india”

Así que esta tierra, se pobló del resultado de la mujer indígena, los maleantes europeos – en su mayoría españoles e italianos – y los esclavos afroamericanos que llegaron en los mismos barcos que la nobleza Ibérica.

De todo ello nació el Gaucho, nuestro nativo engendrado, que pululó desde lo que hoy es Río Grande Do Sul (Brasil), hasta La Pampa (Argentina) en lo que para ese entonces no era mas que una vasta pradera que separaba el Matto Grosso de la Precordillera Andina.

Esta mezcla y su evolución, marca lo que yo llamo un “milagro rioplatense”, del que participan sin aceptarlo los amigos “porteños”, pero que no incluye a toda la hermana Argentina, que al norte y el sur, vive la misma realidad malinchista5 del resto de Latinoamérica.

Nuestra personalidad se forjo desde lo agreste, indómito6 y libre del Gaucho, desde las reglas ancestrales de la mala conducta, desde el desprecio a someterse y la jerarquización del caudillo7, como representante digno de confianza y de entrega, hasta la muerte.

Nos dejaron ser “independientes”, casi una generación después que el resto de Latinoamérica, cuando ya Ingleses y Portugueses satisficieron su intentona de quedarse con nuestra ventaja estratégica.

Es que aquí ni oplata ni grandes graneros pudieron saquear, y los incómodos locales les hacían muy cara la explotación de su puerto natural.

Con la siguiente ola de conquista, fuimos buen albergue de los perseguidos y los damnificados de las preguerras8 latinas anteriores a la segunda guerra mundial, y el condimento gallego y tano preexistente, se reforzó y afianzó, combinando la bravura natural con el esfuerzo y la persistencia, con el trabajo bruto a manos curtidas, con el afán de salir adelante, con el ahorro de a “vintén” 9 y con las familias de lazos fuertes aunque poco demostrativos.

De toda esa mezcla, renovada y conectada por melancólicos intelectuales que fundaron nuestra educación laica, gratuita y obligatoria, nació el Uruguayo, tibio y discreto para afuera, sobreviviente y guerrero por dentro, voluntarioso, constante y silenciosamente creciente.

Una tierra laica de cristianos y judíos, una raza blanca orgullosa del candombe que la minoría afroamericana negra y mulata10 nos invita continuamente a compartir, un pueblo conservador, respetuoso y de valores fuertes, que por poco “barullento” 11 y menos “sensacionalista” es visto como gris desde fuera y vivido como orgullosamente celeste por dentro.


Localismos, Ismaelísmos antojadizos o palabras inusuales:

1 Taparrabo: Vestimenta nativa clásica que justamente, cubría el rabo.

2 Caballeros en armadura, hambrientos y desorientados después de meses de mar que los alejaban de sus cárceles y tugurios : Hace referencia a los conquistadores ibéricos, que generalmente, eran delincuentes de mala calaña o desgraciados parte de la roña social, reclutados para la empresa de descubrir “Las Indias Occidentales” a cambio de lo que pudieran saquear.

3 “Comieron”: Cuenta la leyenda, bastante bien probada a esta altura, que Juan Díaz de Solís al llegar al Rio de la Plata, se aventuró a la orilla a fin de contactar a los nativos que parecían arrodillarse brindando ofrendas a los visitantes (tal cual lo hacían más al norte los aborígenes de lo que hoy es Brasil). Chalupa en tierra, aborígenes hoy identificados como NO Charrúas, con incompletos ritos guaraníes, emboscaron, mataron, descuartizaron y se comieron frente a la tripulación atónita que veía desde el barco, a 8 de los 9 navegantes, capturando a un joven grumete “que contó el cuento”.

4 Gaboto hasta los “adelantados”: Gaboto, navegante español que recogiera a los sobrevivientes de la expedición de Solís, recomenzó la conquista el “Mar Dulce”, luego llamado “Rio de Solis” hasta que hoy se conoce como Río de la Plata. Le siguieron, los que la historia marca como “Los Adelantados”, otros capitanes de barco de historia poco creíble como Albar Nuñez Cabeza de Vaca, cuya identidad multiplicada (porque no es posible que un ser humano en esa época estuviera en tantos lugares en una sola vida) lo llevo a ser Virrey del Río de la Plata en algún momento.

5 Malinchista: Palabra que utilizo mucho para definir esa deformación latinoamericana de ver mejores a los extranjeros que a nuestros propios hermanos. Nació de la Maldición de Malinche, historia que ya les contare algún día y titulo de una estupenda canción de Los Zucará.

6 Indómito: Difícil de domar o de doblegar en su espíritu.

7 Caudillo: Líder natural que surge de la proyección de su propia personalidad sobre las masas. En la época libertadora, Latinoamérica tubo múltiples: Artigas, Bolívar, San Martín, etc; a los cuales la historia enriqueció de la mano de pensadores reales (ej.Dámaso Antonio Larrañaga en Uruguay) con dotes de Estadistas y Visionarios.

8 Preguerras: Me refiero a los expulsados de la guerra civil española y el Franquisco, así como los Italianos exiliados del Fascismo y otros exiliados de las múltiples dictaduras que precedieron a la segunda guerra mundial.

9 Vinten: Antigua unidad monetaria de Uruguay.

10 Mulata: Mezcla de Negro y Blanco en sentido racial.

11 Barullento: Que mete Barullo, ruidoso, enredador.

agosto 27, 2010

Montevideo - Las siniestras olas de la Conquista - 1518 horas

SE ESCRIBIO SARCASTICAMENTE - LEASE SARCASTICAMENTE

Caminando por Londres, Paris o Nueva York, la palabra mas descriptiva y además de moda, es “cosmopolita”.

Es que cruzarse con distintas etnias, tan variadas como la imaginación y mezcladas como la economía las ordena, es la norma; a tal punto, que tantas veces irónicamente, esta mixtura1 de razas, pasa a ser el “estandarte” 2 de la nación (como pasa en USA); aunque cada día, nuevas leyes, mayores presiones discretas, expulsiones masivas y razias de siglo XXI, expulsan “inmigrantes” de esas tierras.

Es que “habemos de entender” que luego del saqueo, la nobleza agasajada por las religiones (muchas, porque no todas) despilfarró lo necesario para ahora no poder malgastar las migajas de la corona entre los “colonizados” en los últimos 1000 años3.

Pero allá abajo, abajo… (dijera Joan Manuel4) los colonizados a tiro de mosquetón y espada, aprendimos la misma lección y la aplicamos con maestría, aunque mantenido el retrazo.

Paso que un día, cuando las “Américas” de Colon y Vespucio, daban mas problemas que “oro y especias”, los sabios del norte, nos permitieron derramar la sangre de los mas nativos y menos afortunados, para que nos creyéramos que nos ganamos la independencia.

Limpieza al estilo “primer mundo”, que cada tanto promueven de afuera y ejecutamos asumiendo culpas y glorias desde adentro.

Mientras festejamos con euforia los 200 años que dieron límite a 300 de saqueo impune, los de arriba se las arreglaron para aprovechar nuestra “independencia” apoyándonos con conocimientos básicos y mano de obra “sobrante”, y se llevaron sin querer nuestro metal y nuestro trigo.

Después que fuimos capaces de trabajar, nos cambiaron mas grano y mas metales por la “industrialización y el tren” a fin de que aprendiéramos a ser mas productivos.

Con el tiempo, mas cebada y mas cobre, se nos trocó ventajosamente por alimentos procesados, tecnología y armas.

Benditas armas que por suerte nos llegaron, siendo sobras de guerras viejas, pero mas poderosas que las del enemigo interno, para poder así matarnos entre nosotros y librar otra limpieza generacional con todo éxito.

Destrozados y con la producción descuidada, tuvimos la fortuna de recibir la nueva ola de conquista. Nos prestaron dinero, nos trajeron sus mejores bancos para que lo guardáramos y pusieron a nuestra disposición sus mejores empresas para que lo invirtiéramos y saliéramos del agujero.

Hoy todavía pagamos esa deuda de generosidad, nos sentimos orgullosos de poder tener nuestros ahorros en sus bancos y a fin de estar bien seguros, ponemos la energía, las comunicaciones, la tecnología y nuestra agua en sus manos, mientras nos esforzamos con todo tesón para alcanzar sus más altos estándares culturales en sus universidades.

En una de esas somos tremendamente afortunados, y nos invitan a quedarnos en sus tierras bendecidas, para hacer el bien de la humanidad.

Así que, con tanta enseñanza, era difícil no aprender, y a falta de colonizados, conquistados o saqueados, logramos diferenciarnos lo mejor posible: los “europeos o seudo europeos” pa un lao5 y los nativos y descendientes “pal otro” 5, sin asumir que todos veníamos de la misma cuna.

Latinoamérica libra ya por 150 años su guerra de desigualdad.

Cuando hay que explotar el turismo, cuando hay que “hinchar” o “echar porras” por el país, cuando hay que pelear por derechos originales en beneficio de la economía, cuando necesitamos una “camiseta” o “chaqueta cómoda” que nos diferencie o cuando debemos focalizar la responsabilidad social y global de una de nuestras compañías para ganar mejor posición, nos acordamos del nativo y usamos fielmente sus pancartas, el resto del tiempo, son los negritos sucios que no dejan crecer el país.

Pero como decíamos en la entrada “la chaqueta cómoda del estereotipo” : “Es que la consciencia de las masas, si bien puede y ha sido manipulada desde siempre, es como un río, que podemos torcer, devastar, retener y hasta envenenar, pero que indefectiblemente, tarde o temprano, llegara a su desembocadura, aunque nos pese”





Localismos, Ismaelísmos antojadizos o palabras inusuales:

1 Mixtura: Termino que en mi caso, determina una mezcla de cosas o personas, heredada de los viajes “vagayeros” al Chuy cuando era niño.

2 Estandarte: Hay muchas acepciones para esta palabra, en este caso, hace referencia a la “bandera” o “pendón” que lidera el mensaje de una agrupación, en este caso Estados Unidos, que tanto enuncia que es fruto de la migración y tanto castiga a los inmigrantes.

3 1000 años: Estoy consciente que la conquista de America empezó según algunos historiadores en 1492 con el Descubrimiento de America por parte de Cristóbal Colon, pero hay muchos registros de que muchos pueblos llegaron antes y además, cuando hago referencia a “la conquista” no solo hablo de nuestro continente, sino de la larga campaña imperialista de Gran Bretaña, Holanda, España y Portugal en Africa y Asia.

4 Joan Manuel Serrat: Poeta, compositor y cantante Catalán, que tantas buenas canciones ha legado a la humanidad y que en una de esas, cantando contra el imperialismo de cualquier color, cuenta en letras de Mario Benedetti “el sur también existe”.

5 Pa un lao y pal otro: Contracciones clásicas de expresión oral, que significan obviamente “para un lado” y “para el otro” pero que explican en su expresión natural y verbal, mas claramente el ánimo de esta segregación social.

agosto 26, 2010

Punta del Este – Las visitas de primavera – 1533 horas

Hace unos días les contaba como mágicamente las nubes inundaron mi jardín en Chile y como pude vivirlo segundo a segundo.
Hoy, una ballena y dos lobos marinos, llegaron a pasar el día conmigo en Uruguay.
Y no hablo de una vecina gorda con sus dos críos.
Hablo de una Ballena Franca de unos 6 a 8 metros y dos buenos Bobos Marinos de metro y medio, que han pasado el día frente a casa.

Terminaba de escribir mi entrada sobre este paraíso, cuando la ví llegar, enorme, inquieta, a no mas de 10 o 12 metros de la costa, allí, donde nado cada verano.

El viento frío de este Agosto que se va, un sol brillante sobre el cielo despejado y el rumor dulce de las ondas del Río rompiendo en la arena, acompañan el espectáculo.

Todos aquí sabemos que llegaran, que las tendremos hasta Octubre danzando y cantando en nuestras aguas.

Afortunados como yo, frente a su ventana, donde el hombre a creado además un mirador especial para observarlas.

Tan cerca, que podemos estremecernos al pensar en nadar con ellas y hasta nos cuidamos inconscientes de que sus chorros no nos vayan a empapar.

Falto de cámara, excepción imperdonable, trate de registrarla con mi teléfono que también oficia de lápiz, sobre esta alfombra de arena y conchas de caracol y mejillón que me sirve de asiento de primera línea para el show.
 



Les decía que “Punta” es “5 en todo”, no somos la Península de Valdez ni el Mar de Cortes1, pero vivimos con emoción profunda, la visita de estos magníficos Cetáceos cada primavera, para agregarle un color mas al Paraíso.

Punta del Este – La magia de Punta – 1105 horas.

Punta del Este tiene esa magia que solo algunos lugares consiguen sintetizar, de una pluralidad casi inmedible de agentes que lo hacen especial.

Al igual que me describía yo cuando era adolescente y la escala de calificaciones en el Liceo1 era hasta 6, Punta es un 5 en todo!!

Sin buscar menospreciar al resto de los paraísos del mundo, que los hay y muchos, “Punta” logra esa calificación alta en todo y eso es lo que lo hace especial, porque el todo es mucho y porque ser muy bueno en mucho, es talvez mas difícil que ser el mejor en algo.
 
Los atardeceres de Hawaii son famosos, y posiblemente sean los mejores del mundo, pero “Punta” tiene un espectáculo diferente cada tarde también, y cada mañana, porque a solo una calle de distancia, tu puedes ver ambos horizontes, este o poniente, para que nunca debas perderte el milagro diario de la naturaleza.

Obviamente hay pocos atardeceres como los de Casapueblo2 al ritmo de un poema y el arte de Carlos Páez Vilaró o los de Las Cumbres3 con la mas sofisticada variedad de tés en un ambiente paradisiaco, pero desde casa, desde la playa, desde la calle, desde cualquier lugar, el espectáculo es libre y puede disfrutarse en toda su magnitud.
He allí otra característica de mi paraíso (que se lo es de muchos): todo es libre aquí, la playa, el puerto, las calles y casi, hasta la propiedad privada, porque no existen rejas en “Punta”, porque no son necesarios policías de presencia notoria, porque tu puedes disfrutar un mate o una copa de vino en la arena, porque no hay vendedores ruidosos y porque todo, todo, esta preparado para que respires hondo y sientas que nada puede perturbarte.
Cuando quiero playa me voy al Caribe o exploro el Mediterráneo, deuda larga la que tengo con la Polinesia y gusto masoquista el que me lleva a las pozas de Tunquén4 cada verano, pero Punta en Marzo, es simplemente un sueño. Cuando ya todos se fueron, kilómetros de playas diferentes están a tu orden y gusto, con las aguas templadas de un verano que se vive caliente dentro y fuera de la costa.
                                                                                                                     Muchos comparan Punta con Monte Carlo, es que aquí el “Jet Set” se da cita durante Enero y Febrero y deja sus enormes mansiones con mejores jardines para que las crucemos, como buenos vecinos, durante todo el año.

No hay fiesta exclusiva que no se celebre en “Punta”, no hay artista global que no pase por aquí, no hay exigencia de buen gusto que no encuentre su respuesta y no hay innovación de lanzamiento que no nos deje también, además de buenas sorpresas, chapusadas5 oportunistas.

El bosque marítimo es omnipresente en “Punta”, no hay árboles en las calles o las casas, hay casas y calles entre los árboles. Mezcla de buen tino cultural y responsabilidad detallista, muchos de los que vienen a Punta para quedarse o pasar, no encuentran mas remedio que maravillarse, respetar y fomentar esa imagen de “país natural” que Uruguay tiene como slogan y “Punta” hace realidad.

Como ciudad balneario, tenemos diez mil afortunados habitantes en Invierno y un millón en los dos meses de verano. Es fácil de imaginar el movimiento y la muchedumbre6 de Enero, menos fácil es medir en su total dimensión la paz de Marzo a Noviembre, con el mismo marco natural y con la infraestructura vacía.

En Punta, los pocos semáforos que ordenan el tráfico en verano, se apagan todo el invierno…para muestra, basta un botón dicen.

Si consideramos Punta del Este como todo lo que podrías visitar en un día con un buen guía como yo, las posibilidades son increíbles.

Playas de amplia arena fina, se mezclan con dunas de arena gruesa, extensas ensenadas con solo cantos rodados7 o Rocas agrestes que recortan pequeñas Caletas. Sea que tenga cerros, ciudad, barrancos, llanuras o bosques, cada playa tiene su magia, su alma y su público que la hace especial.

No menos sorprendente para los detallistas como yo, es girar la punta del la península.

Las convenciones humanas dicen que aquí se divide el Río de la Plata (el más ancho del mundo) y el Océano Atlántico, en una línea imaginaria que se extiende desde el mismo vértice mismo hasta La Plata en Argentina.

Lo asombroso es que la naturaleza cumpla esa convención, o más bien, que la condición humana sea tan fiel a la naturaleza.

Parado en la en la mismísima punta de Punta del Este, al girar tu cabeza a la derecha, hacia Punta Ballena, Solanas o Piriápolis, te inundara la paz de lo que con justicia se llama “la playa mansa”. Extensa, arenosa, de agua dulce, casi una piscina exenta de olas, con la Isla de Gorriti y su pinar verde cuidándola de los vientos del sur.

Al girar tu cabeza hacia la izquierda, hacia la Barra, Manantiales o el Faro Jose Ignacio, pequeñas caletas que acunan surfistas, se recortan con rocas y peñones, entre playas bravas, extensas y duras, golpeadas por olas continuas y saladas, sopladas por vientos pegajosos que traen el escándalo de las gaviotas y el rumor lejano de los lobos que en su Isla8, ordenan el paso de los barcos.

Un carnaval9 de carnavales, un sin número de espectáculos, una vida cultural disfrutada sin zapatos y con ropa suelta, una noche sofisticada pero incluyente; sacuden en verano; la pacífica pesca de quienes buscan solo disfrutar el ir y venir del mar en danza con los colores del cielo, al calor intimo de un mate cebado con cariño ancestral.

Capítulo aparte nuestra comida, que lejos de tener en los típicos asados sus mejores aromas, se disfraza de mar en chipirones y pescados artesanalmente preparados y logra éxtasis en la sibarita internacional con un “touch” charrúa.

Los lácteos suelen llevarse todas las medallas, para que sean dignos acompañantes de las medialunas calentitas.

Y los vinos uruguayos, silenciosos y nobles, son la mejor compañía al atardecer para las tartas y los postres que se disfrutan de ojos cerrados.

Punta del Este lo hace su gente, aquellos que la vivimos y que la trabajamos, aquellos que con una sonrisa culta prestan un servicio de autentico nivel. Sin la dulzura y la calidez Colombiana, sin el excesivo servilismo caribeño, sin la falta de voluntad de tantos países; orgullosos de ser, de dar, de cumplir las expectativas de quien llega y de quien se va, con ojos que sin reclamar, saben esperar la gratificación y valoran sobremanera una cara amable y una charla intensa.

Magia de Punta del Este, cuidada por un Uruguay completo y disfrutada por el mundo.



Localismos, Ismaelísmos antojadizos o palabras inusuales:
1 Liceo: En Uruguay, una opción de enseñanza secundaria, que se extiende por 6 años, 4 de ciclo básico y 2 de bachillerato diversificado (“prepa” en otros países) y que si no repetimos, cursamos entre los 12 y 18 años, antes de ir a la universidad (si vamos)

2 Casapueblo: Casa Taller del Pintor y Escultor contemporáneo Carlos Paez Vilaró, discípulo de Pablo Piccaso y uno de los principales artistas de la historia de nuestro país. Conocido también internacionalmente, por impulsar y continuar fuera de toda razonabilidad, la búsqueda que finalmente le devolviera a su hijo vivo, uno de los 16 sobrevivientes de la tragedia de los Andes.

3 Las Cumbres: Art Hotel ubicado en las cumbres de la sierra de la ballena, entre Punta del Este y Solanas. Un lugar mágico donde al atardecer, se sirve una variedad de exquisítos te con facturas caseras, para acompañar las puestas de sol. Recomendación ineludible si pasan al menos un crepúsculo en Punta.

4 Tunken: Paraíso esotérico y natural de la costa del Pacífico Chileno, entre Algarrobo y Quintay, donde hoy aun no hay energía eléctrica y agua corriente y algunos afortunadas en casa con grandes jardines, disfrutan de la paz de un lugar inaccesible por elección. Allí, sobre la costa, al pasar los acantilados, varias piscinas naturales (pozas) que se forman entre las rocas, dan la oportunidad de darse los baños mas congelados de estas latitudes. La poza de los Erizos, que tanto compartimos con Pietro, Ana, Silvya y amigos, brinda una frizzante experiencia inolvidable.

5 Chapusadas: Expresión que en mi caso, define cosas resultado del mal gusto, la desidia o el desgano de personas que las hacen para que así resulten o simplemente sin ganas de hacerlas.

6 Muchedumbre: Grupo numeroso de personas, definida en una expresión que incluye algo de ruidoso, en movimiento continuo y hasta molesto; con un toque simpático. Piénsese en México en el famoso programa de Radio matinal que escuchábamos con Annie en “la cárcel”, donde la “muchedumbre” daba marco expresivo a las “babosadas” de un simpatiquísimo conductor. No haré una fe de erratas para las aclaraciones, mis disculpas.

7 Cantos Rodados: Piedras de tamaño considerable, aproximadamente el tamaño promedio de una mano, de formas muy redondeadas, poco usuales de ser encontradas cubriendo el 100% de la playa como pasa con Playa Hermosa, cerca de Piriápolis, en Maldonado, Uruguay.

8 Isla de Lobos: Reserva natural de la UNESCO, donde viven cientos de miles de lobos marinos y donde no puede acceder mas que los operarios del faro que guia el pasaje a la bahía de Punta del Este, a varios kilómetros de la costa, frente a la “playa brava” en Punta.

9 Carnaval: Festejo típico del mes de Febrero, que tiene como representantes famosos el de Río de Janeiro, el de Venecia, el de Bahía o el de Nueva Orleand´s y que en Uruguay, encuentra su versión mas extensa (casi mes y medio) y con mas variedad artística, desde hace muchísimo tiempo. También se asigna la palabra, al desfile de espectáculos o representación graciosa de eventos culturales diferentes, así como al conjunto de personas o cosas que no tienen nada que ver entre ellos a primera vista. Recomendación? No se vayan de esta vida sin vivir estas fiestas en esos 4 lugares.

agosto 25, 2010

Punta del Este - La dolorosa aceptación de la muerte - 0708 horas

Mi santuario en Santiago me abrigó muy temprano cada noche y me puso en un nuevo vuelo muy temprano hoy para traerme a Uruguay.

Un vuelo sin novedades, que para corroborar el “Inocente Engaño” compartido, me despidió con lluvia y me recibió con sol.

Michel es uno de esos chicos especialmente afortunado.

A pesar de casi no tener familia por mi parte, su mamá, hija única, le ha legado una enorme, que incluye tres bisabuelas, una abuela envidiable y dos abuelitos. Nada tan normal para una sola mamá, pero posible en él.

Desde hace unos años, estamos trasladándole la necesidad de prepararnos para los momentos tristes que algún día se precipitaran, y como pasa habitualmente, nos sacudan sin remedio.
La noticia de que la Abuela China, bisabuela mayor de Michel agoniza, me llevo de Montevideo a Punta, en un santiamén.

Ahora descansamos en el paraíso, porque eso es Punta del Este, esperando lo inevitable.

En estas circunstancias, yo soy de los duros, pero no de los que tragan saliva y se desmoronan a oscuras para tratar de ser soporte de los demás.

Mi rudeza viene de la aceptación de la realidad, de la objetividad y del reconocimiento.

La Abuela China, que aun vive a sus 92 años y talvez nos sorprenda con muchos días más, es una mujer admirable. No por su brillantez, ni por sus ricas salsas, ni por haber criado una gran familia llena de felicidad; ella es admirable por su don de resistencia, de perseverancia, de aceptar las contrariedades inmerecidas con grandeza, sin reclamo, sin censura, sin rencores, sin venganza.

Muchas veces, vidas como la de Adelfa Toribia son tomadas como cobardes, pero cuan valientes hay que ser para soportarlas hasta los 90.

Conocí su nombre contra toda su voluntad cuando ya era bisabuela de mi hijo menor y jugaba a las madres (ella era la hija obvio) con Nicole.

Ella prefería ser "La China", apodo que su Padre le había otorgado en honor a una yegua (si a una yegua) que le había caído en gracia.

Su propio nombre y el apodo que la identificó desde siempre, podría ser fiel reflejo de lo que la vida le deparo a esta dulcísima mujer, que hasta sus 76 plantaba el jardín y su propia quinta en el patio trasero de una casa céntrica.

Una mujer llena de inocencia, rebosante de buenos sentimientos para entregar hasta a quienes no los mereciera. Extremadamente cuidadosa de su presencia, sus cejas pintadas, sus largas uñas de un rojo intenso, su dedos cargados de anillos de bodas pasadas, suyas y ajenas, sostenidos por bijouterie barata y su cabello acicalado con tesón cuando la naturaleza ya no le regalaba sedosidad.
¡¡Cuanto en su medida le entrego a mis niños!!, cuanto mas a la mujer que me regalo la vida de Michel y cuanto, dios que existe para tantos!!, cuanto dio por su hijo que hoy sin habla y con las capacidades menguadas por un infarto cerebral, la ve marcharse sin sabe que hacer.

Por eso, para es mi fácil ser fuerte.

¿Cuanto más tiene que arrastrarse con dos bastones que la sacan por cansados segundos de su impasible quietud un ser tan afable y querible?

Ojala su último suspiro me encuentre aquí, para poder tener brazos grandes abiertos a todos y evitando mirarla, a fin de recordarla siempre con su sonrisa y sus grandes lentes sesenteros; mire al cielo y agradezca la llegada de un nuevo ángel desde este paraíso que ella jamás conoció al otro que se merece por la eternidad.

Intervención en Tiempo Real – La chaqueta cómoda de los uruguayos? – 1151 horas

Talvez no todos acudieron a la discusión que se armo entre “comentarios” de nuestra entrega sobre los estereotipos, justamente entre dos de mis lectores predilectos y para mi que los conozco, poseedores de profundas diferencias y fuertes coincidencias.

Talvez tampoco ninguno aprecio que otra de las lectoras, siempre inteligente y punzante, se la esta “llevando de arriba” luego de criticar con sus estereotipos acumulados: "…una Argentina de nacimiento, Mexicana por elección” , vaya combinación!!!

Esta es una de las entradas no planeadas, esas intervenciones que me parece aplican, para oficiar como ese “hada” que sobre nuestro hombro, nos trata de adelantar el final del libro, cuando algo nos moviliza demasiado y casi nos tienta a pasar a las últimas páginas.

La aprovecho además para un enorme G R A C I A S a todos por sus comentarios, que me han hecho sonreír, a veces hasta lagrimear y que construyen esta sorpresa vívida que acompaña mis letras de cada día.

Lo cierto, es que habiendo “tirado la piedra” sobre los estereotipos, era obvio, que se reclamaría el estereotipo uruguayo y por ende, días pasados he ido “cocinando en mi caldero” la forma de transmitirles mi visión de la gente que vive allá al sur.

Porque mi visión? Porque si bien obliga aquello de “el buen juez por su casa empieza“ , la opinión desde adentro no siempre es exacta, hay demasiadas vivencias y emociones involucradas, y mi búsqueda una vez mas, esta centrada en darles las herramientas que yo tengo, para que ustedes puedan sacar sus propias conclusiones.

Por ende, tal cual estaba planeado, entre mañana y lunes próximo, recibirán entradas espontáneas (no como esta que es una intervención reactiva) con las cuales irán construyendo en vosotros mi visión del Uruguayo.

Podremos discutir siempre sobre los puntos que bien citan nuestras amigas “Mexicanas”, pero sus aseveraciones, no hacen mas que confirmar mi pensar sobre los estereotipos (¿cuándo no yo, encontrando confirmaciones en todas partes aunque se ofrezcan como detracciones!!!??)

Cita Carla que no puede tener un estereotipo uruguayo porque solo conoce a dos y esto no es exacto, no necesitas conocer a ninguno, cuando el estereotipo existe, llega con la fuerza que la nación le otorga a su expansión, sin que necesites confirmarlo, esta allí, latente y la fuerza de su presencia, solo depende de lo profundo que este arraigado y lo peculiar de su naturaleza.

De igual forma, según dice Erica, “esta en los ojos de quien mira”, otra expresión no exacta a mi gusto, el prejuicio esta en los ojos de quien mira, el estereotipo existe, antes de que tuviéramos ojos, nos llega y nos reta a incluirlo o no en nuestros prejuicios.

Los mas sanos y los mas inocentes, lo dejan de lado, pero indefectiblemente el estereotipo se confirmará y dependiendo de que tan sabios seamos, lo incluiremos en nuestros prejuicios o solo lo tendremos como un valor real que nos permita sobrevivir y crecer de mejor forma en la sociedad, donde tantas veces, llegamos sin ser invitados.

De los tres que cite, el Argentino y el Mexicano, son fuertes, provenientes de naciones fuertes y extensas y catapultados por peculiaridades que con solo vivirlos, cualquiera podría confirmar.

Existen otros? Claro, uno por pueblo, pero no todos los pueblos son tan “buenos” impulsando esta característica cultural y por eso, es mas fácil escuchar chistes de gallegos o judíos, que de Ecuatorianos o Ukranianos; por eso es mas fácil encasillar Tanos y Alemanes que Albanos o Ghaneses.

No pongo yo los acentos, no armo yo los estereotipos, están allí y le llegan a todos, los tomen o los dejen.

Sobre los uruguayos y para dejarles un avance de mi revisión de los próximos 5 días, les contaré el final de la historia, que como es tan rica en su desarrollo, no quita suspenso y pasión al mismo:

El domingo leeran al final de la entrada: “Una tierra laica de cristianos y judíos, una raza blanca orgullosa del candombe que la minoría afroamericana negra y mulata nos invita continuamente a compartir, un pueblo conservador, respetuoso y de valores fuertes, que por poco “barullento” y menos “sensacionalista” es visto como gris desde fuera y vivido como orgullosamente celeste por dentro”

agosto 24, 2010

Santiago de Chile - Bitácora del semi pedo – 2216 horas

Se fueron intercaladas dos vodka tonic, lo único que había en la heladera sin ser cerveza y una copa de vino con la cena “Fast food” preparada en casa.


Esta es la primera vez que escribo porque recordé que hoy, entre vueltas que me ayudaron a perder el día, no había tomado el lápiz (dispositivo con muchas teclas en una computadora o blackberry que deja rastros para luego ser publicados).
Es además mi primer blog “semi pedo” por lo cual, es incalculable para mi y para ustedes, lo que podrá acontecer de este momento en adelante.


Siempre hay música sonando, por ende, aquí, Ricardo Cocciante (talvez es muy nuevo y no lo ubican!! ) esta cantando “bella sin alma” en mi reproductor mp3.
Algunos sabrán y otros se enteraran ahora, que no tengo radio en casa, no hay un reproductor de CD, ni un radiograbador viejo ni un “home theater” nuevo, nada, solo lo que sale de una triste y aburrida memoria digital y se reproduce con buena calidad en un juego de parlantes 5.1.


No hay radio, así como pareciera no la hay en el Jeep ni en el Peugeot, porque sencillamente nunca la sintonizo.
Tampoco había televisor, decisión inamovible que tome a los 17 años cuando preparaba mi primer examen de Historia del Arte, pero que “cuando no” mis hijos sin estar, me obligaron a doblegar para su primera visita a Chile.
De todas formas, ocupa su lugar en el cuarto de invitados, para que la gente normal, cuando venga, pueda ver su “caja boba” y rellenar sus tiempos.


Pero hay diario, a sí, hay diario, no tengo idea de que día o año, porque todos funcionan igual para prender la estufa, pero…tengo diarios en casa.


Que será lo que me lleva a estar tan aislado, metido en una cabaña difícilmente accesible (por no decir inaccesible sino ni yo podría llegar) en el medio de los Andes, sin televisión, sin radio, sin diario, sin perro, sin gato, sin nadie.


Pucha que HQEMS para estar aquí, o muy enfermo!!!


Les aseguro que mi sonrisa es envidiable en este momento.
Lamento que tengan que leer estas líneas “semi pedo”, en una de esas mañana, ya recuperado (porque tampoco son tan graves dos vodka y una copa de vino) la corrija y la haga digna de ustedes, o talvez la corrija y la haga mas insultante, vaya a saber.


Ahora suena Edgar Oceransky, los cache eh!! Ni idea de quien es el pinche cantor!!
Pues aunque suena de muchos lugares remotos, es Mexicano y lo conocí una noche perdido en Linda Vista, para reencontrarlo una tarde en el Starbucks del Antara.


Es que este cantante melódico, me soprendió un dia en “El breve espacio”, un cuchitril que hace honor a su nombre (sobre todo a lo de breve) en su edición de Linda Vista (porque tambien tiene una version “foreigner chick” en la Condeza), para los que no se ubican, MEXICO!! Lindo y querido, México DF.


Una extraña me acerco al recinto, en busca de Trova y después de varios muchachos de barrio que simulaban con toda su alma ser Silvio o Pablo, apareció este energúmeno con pantalones razgados, camiseta negra de mangas arrancadas con calaveras blancas, rulos dorados y cara de niño, a cantar sus canciones, entre los gritos orgásmicos de las fans (como 8) que completaban el lugar.


Cuando empezó a tocar y mas aún, cuando empezó a cantar, mi interior exigió un inmediato “asesor de imagen” y “un contratista”.
La magia de quien escribe con mucho mas cuidado que el que pone para lavarse la cara a la mañana.


Allí cante a coro, sin saberlas, pero sintiéndolas, canciones como “El Faro”, “Estoy Aquí” o “Canción para quedarse en casa”


Edgar Oceransky, tan buen compositor como mal promotor, ¿a quien se le ocurre? Edgar Oceransky!! Grabó varios discos, pero solo los que vivieron la casualidad como yo, pudieron disfrutarlos.


Una tarde, una tarde difícil de olvidar, cuando después de mucho buscar, encontré en el pequeño Starbucks de Antara (centro comercial Chick de Polanco, Ciudad de México) un par de sillas en la mesa de dos “señoras mayores” para ponerme a trabajar; muy cómodo con los pies sobre una de ellas, Edgar, me acerco en un sinnúmero de coincidencias, con una de las mujeres mas bonitas que he conocido.


Es que de borracho y de niño no se miente dicen.

agosto 23, 2010

Santiago de Chile - Vivir al Sur - 1105 horas

Me parece injusto victimizar esta ciudad, solo porque es el lugar en que vivo - o al menos eso se supone.

Posiblemente muchos no han tenido la fortuna de estar aquí y es una ciudad digna de conocer y en mi caso, digna de vivir.
 
Como la mayoría de las ciudades latinas, y seguramente globales, Santiago de Chile tiene un punto neurálgico, donde se festejan los triunfos, se demandan las injusticias y se lloran las pérdidas; aquí: Plaza Baquedano, más conocida como Plaza Italia.
Se dice que la Ciudad es una "parriba" y otra muy distinta "pabajo" de Plaza Italia.

En muchas ciudades la división socioeconómica se da entre Sur y Norte, pero aquí, la omnipresencia de Los Andes, hace que los más pudientes estén mas arriba, mas cerca de la cordillera (lo que aquí es el oriente) y los menos agraciados se acumulen donde se pone el sol.

Siempre me ha llamado la atención esta forma de dividir las ciudades, porque tiene innumerables matices y muchos de ellos se contraponen:

¿Porque las zonas ricas están generalmente al norte?

¿Tendrá que ver con la visión del Hemisferio Sur, de que las propiedades que dan al Norte, por el paso e impacto del sol durante el día son mas valiosas, y entonces por estar más y más al Norte los habitantes no solo valoraran mas sus propiedades sino que también se sienten mas cerca del Sol?

¿Será que nuestra cultura “malinchista” nos hace ver el Norte como superior? Que nos sentimos mas cerca de Europa o Estados Unidos y por eso nos acumulamos en esa área de la ciudad.

¿Será sino porque nos acostumbramos a ver el globo terráqueo y los mapas en la escuela con el Norte arriba?, aunque en la ausencia de arriba y abajo en el cosmos es más cierto o al menos no menos cierto que el sur es la parte superior del planeta.

¿Será que eso nos hace sentirnos mas arriba que los demás?

Lo mismo aplica en este caso para la Montaña.

¿Es que las clases mas afortunadas merecen y disfrutan mas una mejor vista, jardines mas grandes o casas mas desafiantes donde calefaccionarse sea mas dificil?, o ¿es que necesitan ver de arriba a los demás y demostrar que pueden llegar a cualquier parte y llenar su casa con mucho calor artificial?

Yo no puedo menos que incluirme, como se dice vulgarmente, “vivo en la punta del cerro”, lo más aislado que encontré.

Si tomas el Camino al Cajón hasta su final, (que de por si ya tiene un nombre bastante sugestivo) y arriesgas tus amortiguadores en un camino de tierra de unos dos kilómetros, encontraras un último portón a mi cabaña.

Llamando bastante antes, porque allí no hay señal celular, podrás saber si bajaré o no por ti, de lo contrario no podrás entrar y si lo lograras, posiblemente subir el kilómetro y medio que resta sea un reto tan duro para tu vehículo, como para tu resistencia al vértigo y habilidad al manejar.

De todas formas por aquello de que uno nunca es del grupo de los "culpables", nunca se calza la chaqueta del estereotipo y es siempre especial, mi cabaña en la punta del cerro es de madera, no trata de igualarse a palacio de época alguna y tiene un par de “boscas” (estufas de hierro a leña) para calentarse el alma.

Asumo de todas formas y no puedo negar que me hincho de vanidad, cuando los fines de semana, los afortunados que vienen a pasar una horas en paz en el cerro de enfrente, parecen mirar hacia arriba, un arriba solo divisable para la envidia, para encontrarme generalmente en paños menores y con alguna bebida espirituosa en la mano, acompañando un asado.

Por suerte, dificilmente imaginarían que cada día es así.

Volviendo a Santiago, tendrán allí un buen lugar para visitar y porque no, vivir.
 
Con la codillera y sus impresionantes picos nevados, no solo tendrás una vista casi siempre inspiradora desde cualquier parte de la ciudad, sino también los mejores ambientes de montaña y Ski a una hora de tu casa.

Complementando esto, a una hora en dirección contraria, tienes la inmensidad del Pacífico, y sea que te guste cosmopolita y moderna, bohemia y artesanal o mágica y desierta, las costas cercanas siempre pueden sorprenderte.

Adentro, la ciudad funciona en casi todos los sentidos. Buenas autopistas urbanas te llevan de un lado al otro de la ciudad sin mayores contratiempos, salvo los conocidos horarios pico (que no se nombran así en Chile) en los que la Av.Osa o la Rotonda Perez Zujovic acumulan tráfico a granel.

La oferta de restaurantes y entretención ha mejorado exponencialmente los últimos años, tanto en diversidad como en calidad.

La oferta cultural y de espectáculos es razonablemente buena y la seguridad en las calles es envidiable para Latinoamérica.

¿Recomendaciones para vivir Santiago desde el primer momento?, ven con amigos u ojala conozcas ya a alguien de aquí que sepa donde llevarte, que esperar y como actuar. Si sabes sumarte, la pasaras increíble desde el primer momento gozarás de las ventajas de ser extranjero.

Por supuesto, esto lo aprendí solito y con el tiempo.

agosto 22, 2010

Santiago de Chile - Donde las nubes invaden el jardin – 0820 horas


Este lugar fantástico que he elegido como hogar, me acostumbró a escenarios naturales difíciles de encontrar fuera del lente maestro de la oportunidad, y…no deja de sorprenderme.

Hoy fue un amanecer clásico de domingo, muy temprano, con el mate, el folklore uruguayo y la mirada lista para arreglar, reparar y decorar el interior de la cabaña, en la búsqueda inútil de lograr la magia que este Santuario de la Naturaleza ostenta fuera.

Fue como otras mañanas, una de esas en las que al mirar al Sur Poniente, uno no puede dejar de sentirse especial y diferente, al ver la ciudad completa bajo una densa capa de nubes, que como un lago gris brillante al influjo del sol, se extiende hasta la quebrada.

Pero hoy, he vivido algo diferente, impactante y maravilloso.

Hoy pude vivir, como en un par de minutos, con la rapidez y la omnipresencia de una avalancha, esas nubes inundaron mi jardín.

Las ví venir, trate de tomarlas para ustedes en estas malas fotos, las ví venir penetrando cada rincón del monte nativo que crece a la vera del río, las ví venir inundando las laderas de ambas montañas frente a mi, las ví llegar y golpearme la cara con su fría humedad hasta dejar todo el escenario inmerso en un ciego gris brillante.

8:18 AM  llegando...

8:19 AM llenandolo todo...

Poco puedo transmitirles de lo que se siente, pero no pude menos que correr al computador para dejar huella de lo vivido.

Ahora, como muchas otras veces, estoy en las nubes!!

Total y ciertamente en las nubes, pero la nueva sensación y el vértigo lleno de calma que esa invasión implacable me dejo, aun vive en mi, como prueba vivida e irrefutable de que afortunadamente, siempre podemos sorprendernos una vez mas.

8:23AM Se van...

agosto 21, 2010

Santiago de Chile – Bitácora de un hombre en paz – 0919 horas

El sol acaba de cruzar la línea del cerro donde esta enclavada mi cabaña y me rompe con placer los ojos sin dejarme ver lo que escribo. Pero que importa, solo por diez minutos podré vivir esta hermosa sensación desde el sofá de mi living, donde el olor a incienso se mezcla con los chasquidos de la leña ardiendo desde hace un rato en la Bosca.

Las voces de los pájaros que siempre llegan con los primeros rayos a vivir mi techo, se mezclan con “El Claro de Luna” conque Silvio me acompaña; y su poesía al decir “sueña y si lo he merecido, sueña mi felicidad” me trae a A L I T A y aquellos días en que nos conocimos.
Empezar el día con Trova suena a Domingo y el inevitable sabor dulce que nuestra cultura le ha dado a ese día.

Es viernes, de esos que algunos festejan, “San Viernes” para los que les gusta el carrete, la rumba, el antro; TGI Fridays para los que adoran el “Tree for All”, Viernes que pronto dejara de ser laborable en tantas culturas del ocio, Viernes, un día mas para mi, un fabuloso día mas para mi, que he aprendido a tomarlos todos por igual desde hace tanto tiempo.

A mis 18, cuando creaba mi primer empresa, la primera decisión indiscutible fué que trabajaría incansablemente, 18 horas al día, por lograr salir adelante, la segunda, que mi día libre seria el Lunes, solo por romper con el paradigma que se le asignaba a ese día infernal.

Inconscientemente revelado contra cualquier encasillamiento, tímidamente hace unos años, empezaba a forjar lo que hoy es mi vida: no medir mi día por el lugar que ocupa en la semana o la fecha en el mes y coleccionar relojes por el solo placer de combinarlos con mi ropa cuando una alhaja es necesaria.

Es mi segundo amanecer en mi refugio de los Andes, el de ayer, se fue fugaz, en el triste entusiasmo lleno de paz, de rearmar el ambiente.

Poner foto definitiva a los portarretratos huérfanos, completar el álbum desgarrado de nuestros recuerdos, buscar suplantar un par de lámparas que ya no iluminan mis días, cambiar cuadros y desvestir la cama.

Amanecer como siempre, cuando mis ojos se abren, sin mas sonidos que el río de montaña que baja a mis pies, con el agua del deshielo que me da de beber; y encontrarme con este cielo amplio y celeste, recortado por las cumbres blancas de Agosto y el verde de los cerros que casi puedo tocar, es otro de los logros que acaricia mis días.

El gris de mi llegada, desapareció en las palabras de una corta nota dejada sobre mi mesita de noche y el calor del sol de hoy, me recuerda indefectiblemente el “inocente engaño” que todavía compartimos con Michel, entre placer y broma y que todavía hace enojar a su madre y es desalentado fervientemente por Nando que ve en ello, un “pasar al acto” de mi narcisismo exagerado.
Un día, hace muchos años, cuando Michel aun creía indefectiblemente cada una de mis palabras, utilice la conspiración del universo para dejarle ver, que “el sol salía” cada vez que papá llegaba, de sus 20 días de ausencia.

Esa sincronicidad inevitable con la que siempre contamos de parte de la naturaleza, cuando se trata de hacer feliz a alguien tan puro e inocente como un niño, había permitido la coincidencia de mis llegadas, con el final de alguna tormenta, el inicio de algún veranillo o simplemente un día mas tibio de invierno.

Ese “inocente engaño” fue, por reiteración y complicidad, una “inocente certeza”, arte adivinatoria asociada a mis idas y vueltas, a mis presencias y mis ausencias.

Hoy, como quien se niega a dejar de creer en Papá Noel, los Reyes Magos o el Ratón Perez, lo mantenemos vivo, con una sonrisa y porque no, con alguna coincidencia que refuerza nuestra búsqueda de poder darle mas luz, mas calor, mas alegría y mas tiempo a cada momento compartido.

Porque como me pasa a mi esta bonita mañana de Invierno en Santiago, seguramente algunas personas que han vivido nuestra “inocente certeza”, deben mirar al cielo y pensar, será que hoy llega Ismael?

agosto 20, 2010

Santiago de Chile - La Chaqueta cómoda del Estereotipo

Yo creo...

Que las naciones como extensión natural del espíritu humano que las compone, goza de las mismas virtudes y sufre de los mismos defectos.

Por algún motivo no siempre entendible los pueblos se diferencian, aunque la historia nos ha mostrado repetidas veces que ni las fronteras, ni las religiones, ni los idiomas, o sea, nada de lo impuesto, marca el límite entre ellos.


Es que la consciencia de las masas, si bien puede y ha sido manipulada desde siempre, es como un río, que podemos torcer, devastar, retener y hasta envenenar, pero que indefectiblemente, tarde o temprano, llegara a su desembocadura, aunque nos pese.

Como dice Paulo, extendiendo estas reflexiones al tan de moda tema del cambio climático:”… que ingenuos somos al pensar siquiera que podemos devastar la tierra con nuestros excesos. Cuando el planeta ya no nos soporte, se deshará de nosotros y continuara, como lo ha hecho siempre, su ciclo cósmico, mucho mas allá de nuestras pretensiones humanas.

Ahora bien, en los humanos, este tipo de engaños, no solo es habitual, sino que se auto alimentan de una forma tan constante y muchas veces tan veloz, que se vuelven paradigmas irrefutables.

Aquello de que una mentira dicha cien veces, pasa a ser verdad.

Lo cual asociado a esa capacidad de asumir en defensa de lo que nos conviene, se vuelve una bola de nieve eficiente e implacable.

El poder de uno es inmenso, multiplicado por el consciente e inconsciente común de una nación, es a primera vista, inconmensurable, y logra en este pobre mundo que nos hemos inventado, que algunas cosas se vean como reales.

Bajando a un plano más coloquial, los estereotipos, son uno de los frutos mas mundanos de estas "diferenciaciones"

Mi socio y amigo, se ha esforzado por años en dejarle notas a cada comentario mío, expresando que no es bueno generalizar y encasillar a las personas dentro de un estereotipo (y lo acepto), pero los estereotipos estaban ahí antes de que yo los viera y seguirán ahí cuando mis manos ya no escriban.

Lo curioso es que son tan distintivos y claramente visibles en la sociedad humana, como controvertidos e inaceptados por los mismos grupos que los ostentan.

Aquel principio psicológico de "aceptar" como primer paso y no "esperar", es tan inteligentemente manejado grupalmente, que al final, nadie es responsable ni digna muestra de lo que ha creado.

El insoportablemente soberbio argentino, el pinche jodedor mexicano y el desvergonzado doble estándar chileno, son puro invento!!

Ningún argentino se identifica con la soberbia, pero seguramente Maradona terminara siendo presidente por algunos días de esa nación, que tanto daño puede hacer que no haya hecho como dios!!

Si le cuentas a un azteca que en otros países, cuando un tipo te caga con tu mujer le decimos "mexicaanooo" y que alguien te estafe en un negocio es una "mexicaneada"; nos mira atónito y ofendido, sin entender como se puede cometer tal injusticia!!

Pero ningún mexicano duda un segundo al calificar un argentino, ni ningún argentino duda al calificar un mexicano.

Son solo ejemplos y claro que existen excepciones, pero el estereotipo es tan real, profundo y representativo como poco asumido socialmente.

Si quieren, podemos decir hasta que son una minoría, pero sin duda, una minoría fuerte y preponderante.

En chile, este país donde vivo desde hace cuatro años y donde he sido gran parte de ese tiempo feliz, el estereotipo nos da la posibilidad de analizar otra dimensión de su impacto.

El doble estándar chileno (en Uruguay le diríamos "falluto"), es casi un lema nacional.

Desde el más jipillo de la Plaza de Arrmas hasta los propios gobernantes, pasando por los animadores de TV, deportistas y filósofos, citan continuamente y a viva voz, este "defecto" de la sociedad trasandina.

Esto colabora en su decrecimiento o desaparición? Son menos soberbios los argentinos con el paso de los años? Son menos jodidos los amigos mexicanos?

La respuesta de mi parte, guste o no, es: YO NO CREO.

Es que la repetición del defecto, logra la aceptación del problema, en una dimensión en que pasa a ser virtud.

El camino bidireccional de reconocer la idiosincracia, tiene una vuelta tan fuerte como la de asumirla como identidad.

Es por eso que digo que el estereotipo es una chaqueta cómoda.

Cuando algo nos define mas allá de nuestra propia identidad, aprovechamos esa "chaqueta" cuando nos conviene y nos oponemos ferreamente cuando nos juega en contra; muy humano.

Todos los chilenos saben y verbalizan el profundo problema de ser doble estándar que se cuela en todos los sectores sociales y todas las gamas etáreas de su población, pero dificilmente dejaran de serlo, porque no quieren huevon!!

Igual que le pasa a un simple humano, que jamás cambiara nada en si, hasta que realmente lo desee y que puede cambiar cualquier cosa si su deseo es verdadero.

Pregúntenle a un chileno si es "belicoso" o "violento" (¿?)

“…no po huevón, si somos tranquiiiilos nosotro.

Pero nada les quita las fuerzas armadas mas poderosas de latinoamérica, ni sus festejos de glorias navales (que en realidad son batallas perdidas que solo probaron su belicosidad), ni la clarísima lectura que los alinea detrás de su escudo patrio: "Por la razón, o por la fuerza!!"

“Nooo po huevón, si somos tranqui los shilenos!!”.

Talvez argentinos, chilenos y mexicanos terminen repudíandome abiertamente a partir de hoy, pero yo gozo con salud de mis propios defectos, unos de ellos: ser criticón, bocabierta y brutalmente sincero, y me encanta, lo cual indica que no quiero cambiarlo y resume que finalmente moriré así.

La ventaja, y aquí volvemos a subir el tono a tímidos remedos cósmicos; es que hoy, las naciones se expanden y se entrelazan, las díasporas no son solo judías, armenias o gitanas y eso provoca una suerte de doble camino.

El defectuosamente humano, que nos separa en barrios enfrentados dentro de una misma ciudad, acentúa las diferencias bajo la cómoda chaqueta de los estereotipos y nos lleva, entre guerras y abusos, a creer que podemos devastar el mundo y ...

El inexorable camino cósmico, que nos potencia en nuestras diferencias, nos prepara para una limpieza inevitable y nos permite disfrutar cada vez con más alma, cada nuevo amanecer.
Yo creo

“que ashi es la weaada pinche guey boludo...! viste ché!!”

agosto 19, 2010

Espacio Aéreo Chile – El Invierno me espera, allá voy.

El Capitán ha anunciado turbulencias en el descenso.

Dentro de mí, aún a varias millas, asumo que Santiago ha adecuado su cielo a mi llegada.

Apenas los Andes se abren paso entre la densa capa de nubes que se extiende derredor.

Una zambullida en gris, dejando arriba los picos brillantes al influjo de un sol maravilloso que amanece otro día.

Recién a pocos metros de la pista, puedo ver que nos espera en tierra.

Santiago esta frío, gris, húmedo y encapotado, al unísono de lo que debe estar viviendo mi vida aquí, vida que trate de no llevar completa conmigo en este último viaje.

En estos 20 días trotando en el Norte, muchas cosas han pasado en el sur y en los próximos 4 que estaré aquí, no evitare que me lleguen.

Un amigo perdió a su mamá, vivencia inevitablemente triste, pero en su caso, de festejar.

Si, con todo respeto, porque a sus más de 50 años, acompañado por Isabel más de la mitad de su vida, con dos hijos afianzados en la búsqueda de la felicidad y una preciosa nieta que lucha por llegar a adolescente, Ramón, debería sentirse afortunado de que su mamá, lo viera crecer tres generaciones y viviera para disfrutar los años tiernos de una bisnieta.

Más de la mitad del mundo sentiría así, lo cual obvio no ofrece mayor consuelo ante el golpe inexpugnable de lo inevitable.

Es que nos cuesta aceptar los finales, las cosas definitivas, los cambios profundos.

Yo fui afortunado también, porque mamá recién nos dejo silenciosamente hace 10 años, a punto de conocer a Michel y papá se fue a mis 8 años, para morir unos 25 años mas tarde.

Tengo una hermana canonizable que veo un par de veces al año y llamo indefectiblemente cada 14 de Junio y deje a otra en la casa de Eduardo Ferreira en el ´93 para nunca más participarla en mi vida.

La muerte no ha sido de los grandes golpes en mi vida, los grandes golpes tampoco han sido la muerte.

Murieron en mis manos dos matrimonios que se han tornado de capullo a mariposa con los años. Ahora cuento con dos excelentes amigas que de alguna forma amaré toda mi vida.

Pelee y logre victorias por largo tiempo con otras relaciones que me han dejado el mismo saldo envidiable y Santiago me recibe en la agonía de otra metamorfosis, que de alguna forma resultará en mariposa, pero que hoy es capullo ondulante en el frío de esta ciudad.

Ansío llegar a la cabaña, que ahora es mi cabaña y que me espera falta de muchas cosas que la hacían hogar. Se y siento que no huí y estoy deseoso de llegar arriba, y desde el aire de la montaña hasta los estantes vacíos, vivir el gris que me preparo la ciudad, que yo mismo cree como siempre y que sin duda merezco.

Antes, parada inevitable en casa de Ivan para recoger calor y camioneta.

Cuento mis grandes amigos con una mano, supongo que como todos cuando somos realmente honestos con nosotros mismos, pero esos pocos, como están siempre allí.

Los elegidos, los que nos eligen.

Elie en Líbano, Erick por dos en Miami, Iván en Santiago y el flaco esperándome sin prisa en Montevideo la semana próxima.

Poco más puedo pedir.