diciembre 07, 2010

Santiago de Chile – Ese misterioso encanto – 1530 horas

Prólogo: En esta realidad autobiográfica que encierra gran parte de mis escritos, esta vez, cabe aclarar que esta entrada no tiene relación directa conmigo o con personas que ame o haya amado. Obviamente puede rozarme, tocarme y hasta empujarme, por el solo hecho de ser humano, obsesivo y emocional. A fin de que la lectura sea un poco mas abierta esta vez, he aquí el prólogo y la advertencia.



A que desigual batalla nos enfrentamos, mientras buscamos hasta inconcientemente y sin poder evitarlo, la sorpresa y el misterio que nos movilicen y ojalá enamoren; haciendo sistemáticamente todo lo posible para vivir una realidad segura y controlada.

Pareciera que no nos damos cuenta de que la una y la otra son opuestas.
Que mientras el misterio, la magia y la sorpresa son la esencia de la vida, la otra, es el fruto directo de nuestros miedos.
Aquellos que estamos un poco mas enfermos, hasta nos consideramos “superiores” por poder imaginarnos todo tipo de realidades alternas y cumpliendo nuestro deber, ordenarlas para poder controlarlas.
Como si esto no fuese suficientemente malo para nuestra esencia y el flujo libre de la energía vital que nos armoniza con el universo, somos prodigiosamente capaces de crear muchas mas realidades adversas, que favorables o dichosas, con lo cual, cuanto mas dañina y desatinada sea la realidad, mas felices nos sentimos de creer ser capaces de controlarlas y por supuesto, poder sufrirlas con todo nuestro ser.

Al final del día, heridos de luchar nuestras propias pesadillas, exhaustos de controlarlo todo, llorosos y desconfiados ante la vida real, nos perdemos ese misterioso encanto de disfrutar todo lo bueno que hay ante nuestros ojos; y propio o regalado, lo bueno que hay en nuestro corazón.


Epílogo: Otra vez, para aquellos que como yo tantas veces, viven el desengaño del momento de la separación, dedico este tema de mi admirado homónimo, Ismael Serrano, en una versión especial que realza mi gusto por su música y sus letras.






3 comentarios:

  1. Lo que son las coincidencias, anoche subí a FB un tema de Serrano que no te vendrìa mal escuchar.
    Beso. Pat

    ResponderEliminar
  2. escuchar a Ismael Serrano me da tanta melancolia de la que lastima que casi apago, es como hurga tanto en lo oscuro que dudo en elegir escucharlo. No se porqué he aguantado, y luego me llevo hacia verias luces muy abiertas del alma, recién alli agradecí el momento.

    Poeta: su eterna oracion de hoy me ha mareado!

    "olvidaras lo que has aprendido/aprendiste" lo oi decir a I.Serrano: a ver si nos ayuda para evitarlo!!

    gracias por hacernos rever dentro, Ismaeles!
    abrazo,
    cdm

    ResponderEliminar